Estas son las razones por las que te podrían despedir

Las empresas prefieren no despedir a sus empleados porque es capacitar a otra persona pero hay excepciones
Imagen: Unsplash

El jefe gruñón y mandón que solo espera el mínimo error para darte una patada y despedirte, esa es la única imagen que se tiene de por qué un empleado puede perder su empleo.

Lo cierto es que las empresas prefieren no despedir a sus empleados porque es capacitar a otra persona y representa menos ingresos. Despedir al primer error no es una estrategia común.

Imagen: Unsplash

También es una realidad que existen jefes tóxicos y egocéntricos y empresas con ambientes de trabajo que te frustran. Pero, en un trabajo ganas un sueldo, aprendes, entablas relaciones, aportar a la sociedad y si tú te pones la soga al cuello para perder tu trabajo y quizá ni te das cuenta. Te presentamos estas señales con las que debes tener cuidado, menciona Entrepreneur.

Nulo compromiso

Un empleo no es solo una “relación legal” o “laboral” entre una empresa y un empleado. Las pequeñas cosas suman o quintan puntos en tu día a día. Las faltas, la impuntualidad, entrar y salir, levantarte cada 5 minutos de tu área laboral, se envía un mensaje de no tener interés ni compromiso.

Regularmente las personas que hacen su trabajo se mantienen en su trabajo. Las personas que dan el extra pueden subir en su empresa. Evita ser un empleado pasivo y trata de proponer, estudia por tu cuenta si no te capacitan.

Carecer de inteligencia emociona

¿Eres de los que cada seis u 8 meses tienes que estar buscando trabajo porque sientes que no te valoran o “no te hayas”? Quizá problema no sean tus jefes o tus colegas, sino tú.

Si no puedes relacionarte de forma sana con tu entorno de trabajo, pronto te sentirás incómodo y tus jefes también y te tomas como personal las cosas que no lo son. Y las consecuencias es que ya no aguantas y no te aguantan. Tu trabajo es tu responsabilidad. Si alguien es perezoso, violento que sean problemas de los demás y no tuyo.

Fallas en la comunicación

Algo es cierto: los jefes no son adivinos y tu deber es abrir las vías de comunicación para que exista el diálogo. Es indispensable que preguntes y conozcas lo más que puedas sobre la empresa, el negocio y el proyecto en el que te encuentras. Por lo tanto, investiga, pregunta del negocio en el que estás.

Una vez que conoces las reglas y el lugar donde estás, entonces, manifiesta a tu superior no solo tus quejas o ideas para tu propio puesto, sino para el negocio.
Recuerda, en los momentos de hacer recortes una empresa lo primeros en irse son los que no forman parte del equipo.

Argumentos y acciones invalidas

Hay situaciones que ni si quiera tienen argumentos para ser respaldados. Si se roba una pluma o un paquete de papel son causantes que fracturan la confianza. Llegar borracho, crudo son momentos que afectan tu imagen laboral.

Imagen: Unsplash

Algo que no debes perder en cuenta, no hables mal de tu trabajo, tu jefe o tu empresa en tus redes sociales, ni siquiera con “indirectas”, aunque sea fuera del horario de trabajo, cuida los chistes, fotos y páginas que compartes.