Estos tips te ayudarán a motivarte cada día y no odiar el trabajo

Puedes invertir 2 horas diarias de tu tiempo si tienes el espíritu entero a estos consejos
Un empleado motivado (Imagen: Especial)

Cuando sufres de un desgasta se esfuma la pasión y ¿si es por tu empresa? Al emprender altas y bajas, pero, la pasión es nuestra responsabilidad.

Algunos sabemos de sobra qué nos motiva en la vida y existen otros casos en los que aún no se ha encontrado con qué los enciende. Asegúrate que sea tu pasión y no lo que tus padres y amigos, menciona Sid Kemp en Entrepreneur.

¿Cuáles son los dos factores que motivan a los emprendedores?

Si se va a crear un negocio y usar buena parte de nuestro tiempo en él, que sea algo por lo que expresamos nuestro agradecimiento a la vida.

El motor y las vías son la estructura práctica del negocio, pero si no hay fuego en la caldera, jamás se moverá y no producirá. Este punto es importante porque sin él no te sentirás motivado y no ganarás dinero.

La motivación es un ejercicio constante (Imagen: Especial)

No lo imagines ¡hazlo una realidad!

  • Reflexiona tu visión, misión y valores de tu empleo o proyecto en voz alta todos los días, y que sea lo primero que haces en la mañana.
  • El lado derecho del cerebro es la fuente de la emoción y motivación; y no siempre es práctica. Al decir algo fuerte, el mensaje toca ambos hemisferios y los unifica.
  • La motivación es un ejercicio constante. Intenta día a día comenzar de nuevo, porque hoy es el día más importante de tu vida.
  • Inicia cada día con lo más esencial. Adopta sólo ideas positivas y nutritivas las dos primeras horas del día.

Los consejos anteriores no son una fórmula mágica, pero son recomendables para enfrentar cualquier obstáculo, puedes invertir 2 horas diarias de tu tiempo si tienes el espíritu entero y cuando sientes desmoronarte solo dedica 10 minutos.

Entendemos que no estás exento de situaciones que te desanimen, quizá por la queja de un cliente, un empleado con desempeño deficiente, el tráfico que causa que llegues tarde a una junta.

Emprendedores enfrentan nuevos obstáculos (Imagen: Especial)

Algunas acciones que no debes dejar de hacer

  • Dejar que tu misión se convierta en tu lista de pendientes, y no en lo que sueñas hacer.
  • Dejar que tu misión sea lo que la sociedad quiere que hagas, y no lo que tú quieres hacer.
  • Olvidar tu misión y dejarla arrumbada en un clóset o colgada en una pared.
ANUNCIO