‘Terapias vampiro’: la nueva moda entre los millonarios para mantenerse jóvenes

Los millonarios están gastando decenas de miles de dólares en medidas preventivas y tratamientos destinados a ayudarlos a vivir para siempre, o al menos, el mayor tiempo posible. Las transfusiones...
Imagen: Especial

Los millonarios están gastando decenas de miles de dólares en medidas preventivas y tratamientos destinados a ayudarlos a vivir para siempre, o al menos, el mayor tiempo posible. Las transfusiones de “sangre joven”, la preservación criónica y el “seguro del apocalipsis” son algunas de las formas en que los multimillonarios y los magnates tecnológicos de Silicon Valley están invirtiendo en su futuro.

El multimillonario Peter Thiel es uno de los principales partidarios en investigaciones para extender la vida humana.

“Hay todas esas personas que dicen que la muerte es natural, es solo parte de la vida, y creo que nada puede estar más lejos de la verdad”, dijo Thiel en 2012.

Comprar la inmortalidad

Dicen que el dinero no puede comprar la felicidad, pero, tal vez puede comprar la inmortalidad, o al menos, una vida útil más larga que la mayoría de las personas. Ese parece ser el pensamiento, al menos, de los estadounidenses ultra ricos que gastan miles en transfusiones de “sangre joven”. Los expertos en finanzas comerciales de ABC Finance investigaron varias formas en que los ricos están invirtiendo para tratar de extender su esperanza de vida tanto como sea posible.

Existen cinco formas en que los millonarios invierten para extender su vida:

1) Transfusiones de “sangre joven”

Los magnates están pagando miles de dólares por transfusiones de “sangre joven”. Una empresa controvertida llamada Ambrosia cobra miles de dólares para llenar sus venas con la sangre de los jóvenes, lo que parece retrasar el envejecimiento al rejuvenecer los órganos del cuerpo, como informó anteriormente Erin Brodwin de Business Insider.

Imagen: Especial

Otra compañía, The Young Blood Institute, estaba cobrando 285 mil dólares por ensayos de transfusión de sangre joven, informó STAT en 2018. Alkahest también estudia el vínculo entre el envejecimiento y la sangre joven, pero en lugar de abrir centros para transfusiones de sangre joven, la compañía apunta a desarrollar medicamentos para enfermedades relacionadas con la edad, inspirados por su trabajo con plasma.

Los investigadores que estudian las transfusiones de sangre han calificado estos procedimientos como potencialmente peligrosos.

“Es bien sabido en la comunidad médica, y esta es también la razón por la que no hacemos transfusiones con frecuencia, que en el 50% de los pacientes hay efectos secundarios muy graves”, menciona Irina Conboy, investigadora de la Universidad de California en Berkeley. La investigación publicada sobre transfusiones de sangre joven en ratones, dijo a Business Insider. “Se le está infundiendo la sangre de otra persona y no coincide. Eso desata una fuerte reacción inmune”.

2) Gastan 200 mil dólares para preservar cuerpos después de su muerte

Thiel y otros multimillonarios también han invertido en la preservación criónica, o la congelación de un cuerpo humano, con la esperanza de que los avances científicos futuros puedan permitir que el cuerpo sea resucitado.

Imagen: Especial

Las compañías que ofrecen este servicio incluyen Alcor Life Extension Foundation, Cryonics Institute, Suspended Animation y KrioRus. Alcor cobra un mínimo de 80 mil dólares por la preservación del cerebro y 200 mil dólares por la preservación criónica de todo el cuerpo.

Según Forbes, el multimillonario canadiense de electrónica Robert Miller también es partidario de Alcor. En sus listados de trabajo, el fondo de cobertura Numerai con sede en San Francisco incluye la preservación criogénica de todo el cuerpo como un beneficio.

3) Cerebros a la “conciencia digital”

En una línea similar de la criónica está la idea de preservar cerebros para una posible conciencia digital en el futuro. Una compañía llamada Nectome cobra 10 mil dólares para preservar cerebros después de la muerte utilizando un proceso de embalsamamiento de alta tecnología con la esperanza de que los futuros científicos puedan “escanear cerebros convertirlos en una simulación por computadora”, según la MIT Technology Review.

Imagen: Especial

Nectome recibió más de 915 mil en fondos de investigación de los Institutos Nacionales de Salud Mental de Estados Unidos.

4)Inversión en colonizar el espacio

Los multimillonarios tecnológicos han estado a la vanguardia de la inversión en colonizar el espacio en un futuro potencial cuando la Tierra ya no sea habitable. Jeff Bezos dijo en 2018 que mil millones de dólares de las acciones de Amazon son destinadas anualmente para financiar su compañía aeroespacial, Blue Origin. Bezos quiere que Blue Origin logre colonias espaciales donde pueda florecer “un Mark Zuckerberg del espacio” y “mil Mozarts y mil Einsteins“.

El ingeniero aeroespacial ruso y multimillonario Igor Ashurbeyli quiere crear el primer reino y estado-nación en el espacio, llamado “Asgardia“, informó previamente Dave Mosher de Business Insider. En diciembre de 2017, la compañía anunció que había lanzado su primer satélite en órbita.

5) Bunkers subterráneos para el “apocalipsis”

Según ABC Finance, el seguro de apocalipsis es “la práctica de acumular elementos esenciales y propiedades para prepararse para una catástrofe global”. Cuando se trata de propiedad, los magnates de Silicon Valley lideran la carga, y muchos parecen haber elegido Nueva Zelanda como el destino ideal del fin del mundo.

Comprar una casa en Nueva Zelanda se ha convertido en una especie de código para obtener un “seguro de apocalipsis”, dijo Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn, a The New Yorker en 2017.

“Decir que estás” comprando una casa en Nueva Zelanda “es una especie de guiño, guiño, no digas más”, dijo Hoffman.

Thiel, que es ciudadano de Nueva Zelanda, compró una propiedad de 4.8 millones de dólares en Queenstown en 2011 y construyó una sala de pánico. Y en 2015, compró un bloque de 193 hectáreas en Wanaka por 13.5 millones millones de dólares.

Pero los multimillonarios extranjeros ya no pueden comprar propiedades allí tan fácilmente. En 2018, Nueva Zelanda aprobó una ley que prohíbe a los extranjeros comprar viviendas existentes en un intento por frenar los precios inflados de las viviendas.

Con información de Business Insider