ANUNCIO

El reto para las energías verdes es su almacenamiento

Una de las grandes quejas que se tienen respecto a las energías verdes es que son dependientes de las condiciones climáticas. En días nublados o sin viento, por ejemplo, se...
Imagen: Especial

Una de las grandes quejas que se tienen respecto a las energías verdes es que son dependientes de las condiciones climáticas. En días nublados o sin viento, por ejemplo, se reduce la capacidad de la energía solar o eólica. Esto es lo que pone en duda la idea de que las energías renovables son más baratas. Porque para asegurar el flujo continuo de electricidad en condiciones climáticas no favorables, dependen de centrales eléctricas tradicionales, las que queman conbustóleo, cabrón o diésel. Por eso el gran reto de las energías verdes es su almacenamiento, para que pueda continuar el flujo de energía incluso en condiciones climáticas no favorables.

El problema del almacenamiento no es similar para todas las energías renovables. No es lo mismo cuando hablamos de energía eólica, solar o hidroeléctrica. El caso más usado de almacenamiento se da en estas últimas, a través de las presas.

Imagen: Especial

Las presas contienen el agua, porque para generar electricidad sólo hace falta la fuerza de la caída del líquido. Entonces, al construir grandes presas como contenedores de agua, realmente lo que se está haciendo es almacenar energía, porque basta abrir las compuertas para darle flujo a la electricidad.

En el caso de la energía solar, de acuerdo con Expansión, el método de almacenamiento es similar al de las baterías del celular. Por eso, se está promoviendo en todo el mundo la construcción de granjas de baterías que acompañen a las centrales solares.

Algunos ya lo hacen, como Tesla, quien ha construido en muchas de sus instalaciones grandes conjuntos de baterías para almacenar electricidad, con el fin de usarla, una vez que ya no pueda continuar el flujo normal de la misma.

“El almacenaje en baterías está transformando la red eléctrica a nivel global y es un elemento cada vez más importante en la transición a un mundo con energías sustentables”, dijo Tesla.

Lo que está haciendo la empresa es tratar de sustituir con baterías de litio la dependencia a las plantas termoeléctricas, las cuales tienen que ser activadas, cuando las energías verdes no pueden darle continuidad a la luz.

Imagen: Especial

Pero una vez más, el problema es el costo de estas instalaciones de almacenamiento, los cuales, una vez que se suman a los ahorros de producir energía verde, ponen en duda que éstas realmente sean más baratas que las tradicionales.

“Las baterías de litio serán la tecnología dominante casi con total seguridad por los próximos cinco a 10 años, de acuerdo con los expertos, y su continua mejora será resultado de baterías que puedan almacenar energía entre cuatro a ocho horas”, explica un artículo de la Scientific American.

 

ANUNCIO