¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Por qué rentar un auto te podría convenir más que comprarlo?

El leasing o arrendamiento de un auto es funcional para aquellas personas que están buscando adquirir un nuevo auto, pero no cuentan con el suficiente presupuesto. Para rentar un auto...
Redacción Oink-Oink
Imagen: Especial

El leasing o arrendamiento de un auto es funcional para aquellas personas que están buscando adquirir un nuevo auto, pero no cuentan con el suficiente presupuesto. Para rentar un auto no es necesario dar un enganche, además tiene una baja mensualidad y es posible deducir los gastos que se generen por su renta y uso.

“El arrendamiento o leasing es el derecho que una persona tiene de utilizar un bien que no es suyo. Con este producto financiero, el cliente no se descapitaliza”, asegura Fernando Gómez Arriola, codirector general de Nexu.mx, el portal que conecta personas que quieren un auto con instituciones financieras que ofrecen crédito automotriz.

Es importante remarcar que las personas físicas, con actividad empresarial, por honorarios y arrendamiento, pueden deducir hasta 6 mil pesos al mes por la renta del auto; también cabe mencionar que al tratarse de una renta y no de una compra del coche, no existe un compromiso jurídica ni contable, lo cual libera al cliente de algunos compromisos.

Imagen: Especial

Esto quiere decir que el cliente sólo paga una renta, usa el auto y cambia de modelo en un tiempo determinado. De acuerdo con el director general de NR Finance México, Rafael Portillo, de abril de 2015 a marzo de 2016 se abrieron 45 mil contratos de arrendamiento. Otra de las ventajas que tiene rentar un auto es que el usuario no enfrenta la depreciación que sufre el auto al salir de la agencia, la cual es del 25% al 30%.

El arrendamiento de los vehículos ofrece beneficios fiscales que resultan ser una buena opción no solo para personas físicas, sino también para grandes empresas o pymes, que buscan adquirir una flotilla de vehículos.

Imagen: Especial

De acuerdo con el artículo 28 fracción XIII de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) serán deducibles los gastos por arrendamiento de un auto por un monto que no exceda de 200 pesos diarios o de 285 para autos eléctricos. El artículo 36 fracción II de la misma Ley sostiene que las inversiones en autos sólo serán deducibles hasta por un monto de 175,000 pesos y 250,000 solo si se trata de autos eléctricos.

El portal Expansión afirma que en el artículo 27 de la Ley de Impuestos Sobre la Renta señala que, si se trata de deducir los gastos en gasolina, estos deberán estar justificados por un comprobante fiscal digital y tendrán que haber sido pagados con transferencia electrónica, cheque, tarjeta de crédito, débito, servicios o monederos electrónicos.

Si te interesa rentar un auto puedes considerar que el contrato va entre los dos y cuatro años, después de ese tiempo se abre la posibilidad de que el usuario compre el auto, para hacerlo tendrá que pagar un valor residual, el cual debe estar establecido desde el principio del contrato y va entre los 15 y 20% de su costo; también es posible renovar el contrato y cambiar de modelo.