Reino Unido prohibirá venta de automóviles de gasolina para 2030

Podría crear hasta 250 mil puestos de trabajo en energía, transporte y tecnología
Imagen: pexels

Reino Unido prohibirá la venta de automóviles nuevos de gasolina y diésel para 2030, una década antes de su compromiso anterior, dijo el primer ministro, Boris Johnson.

Hizo la promesa como parte de los planes para una “revolución industrial verde” que, según él, podría crear hasta 250 mil puestos de trabajo en energía, transporte y tecnología.

Imagen: Pixabay

Híbridos se pueden vender hasta 2035

El gobierno dijo que las ventas de nuevos automóviles y camionetas de gasolina y diésel terminarán en 2030, aunque los vehículos híbridos se pueden vender hasta 2035.

Los fabricantes de automóviles han expresado su preocupación por el objetivo, diciendo que el objetivo anterior de 2040 ya era ambicioso.

Los planes ecológicos del gobierno también incluyen inversiones en energía de hidrógeno y tecnología de captura de carbono, y la ambición de generar suficiente energía eólica para alimentar cada hogar en el Reino Unido para 2030. Para disgusto de algunos ambientalistas, los planes también incluyen una nueva generación de plantas de energía nuclear.

Traer nuevos empleos

El impulso ambiental es parte de los esfuerzos de Johnson para ir más allá de los temblores de la pandemia de coronavirus y la salida divisiva de Gran Bretaña de la Unión Europea, y para traer nuevos empleos a las antiguas regiones industriales en dificultades del centro y norte de Inglaterra.

“Aunque este año ha tomado un camino muy diferente al que esperábamos, no he perdido de vista nuestros ambiciosos planes para subir de nivel en todo el país”, dijo Johnson en un comunicado.

“Nuestra revolución industrial verde estará impulsada por las turbinas eólicas de Escocia y el noreste, impulsadas por los vehículos eléctricos fabricados en Midlands y avanzados por las últimas tecnologías desarrolladas en Gales, para que podamos mirar hacia un futuro más próspero y más verde”.

Johnson también ha asumido un compromiso compartido de luchar contra el cambio climático como parte de su discurso a Joe Biden mientras busca convencer al presidente electo de Estados Unidos de que no es una copia exacta de Donald Trump, quien ha minimizado la amenaza que representa el calentamiento global.

El Reino Unido será el anfitrión de la conferencia climática global COP26 el próximo año, después de un retraso de 12 meses debido a la pandemia de coronavirus. Gran Bretaña también se ha comprometido a reducir sus emisiones de carbono a cero para 2050.

ANUNCIO