La regla 80/20 es la respuesta para mejorar tu productividad

La regla 80/20, también conocida como el principio de Pareto – en honor al economista y sociólogo italiano Vilfredo Pareto -, es una regla que puede aplicarse a casi todo...
Imagen: Especial

La regla 80/20, también conocida como el principio de Pareto – en honor al economista y sociólogo italiano Vilfredo Pareto -, es una regla que puede aplicarse a casi todo lo que le puedas medir su productividad. Desde el uso de tu tiempo personal, hasta los procesos de tus negocios.

¿Cómo funciona la regla 80/20? Fácil: el 80% de los resultados proviene del 20% de los esfuerzos. Pareto llegó a esta conclusión al observar el comportamiento de la riqueza mundial. El vio que sólo el 20% de las personas acumulaba el 80% de las riquezas. Lo importante de esta regla no es la exactitud de los porcentajes, pues estos pueden variar en mayor o menor medida, sino que reflejan una verdad de fondo: un menor porcentaje de lo que haces contribuye a un mayor porcentaje del logro de tus objetivos; es decir, siempre hay áreas de oportunidad para mejorar le eficiencia de tus recursos (económicos, de tiempo, de esfuerzo, etc.).

Imagen: Especial

En un ejemplo práctico, la regla 80/20 te ayudaría a identificar las tareas que más contribuyen al logro de tus metas, para así dedicar más eficientemente tu tiempo a esas tareas y no a aquellas a las que a lo mejor les estás dedicando más tiempo de lo que deberías y que su contribución es mínima para lo que quieres lograr. Velo de esta manera, usando el principio de Pareto, podemos afirmar que, de 10 cosas que haces al día, sólo 2 aportan el 80% de lo que realmente quieres cumplir.

¿Qué hacer? Identificar esas tareas, priorizarlas y eficientar el uso de tu tiempo. ¿Cómo? Administrando de mejor manera la economía de nuestro tiempo, energía y esfuerzo, dándole una orientación prioritaria a las actividades en las que más sobresalimos o más nos ayudan a desarrollar nuestro negocio, y delegando o subrogando aquellas en las que no.

Imagen: Especial

Una forma práctica de lograr esto es mapeando y jerarquizando las actividades que tienes que realizar en el día. Haz una escala y califícalas: ¿Cuál es la de mayor importancia?, ¿Cuál es la que más esfuerzo te exige? Relaciona estas dos variables, prioriza y ordena el flujo de tus actividades nuevamente.

Lo ideal es que encuentres y le des preponderancia a las actividades que menor esfuerzo requieran y que mejores resultados te produzcan. Luego evalúa los efectos al hacer esto y ajusta de ser necesario. La idea es que aplicando la regla 80/20 te generes una estrategia para administrar de mejor manera tu tiempo, y así lograr ser más productivo y eficiente.

Con información de Entrepreneur