¿Cómo ensayar para una presentación importante del trabajo?

Ensayar un discurso implica tiempo, esfuerzo y trabajo
(Imagen: pixabay)

La falta de preparación es uno de los mayores errores que se cometen antes de realizar una presentación ante los jefes o equipos de trabajo. Te damos unos tips para que no te pase eso.

¿Por qué es importante el ensayo?

Las personas que piensan que son mejores cuando “improvisan” se están engañando a sí mismas. Incluso los improvisadores profesionales, que realizan espectáculos en los que componen el contenido en el momento, ¡ensayan!

Imagen: HRM online

  • Cuanto mejor conozcas tu material, más sereno y seguro parecerás (y estarás).
  • La práctica te ayuda a refinar tus ideas y mejorar tu contenido para que tenga el mayor impacto posible.
  • Ensayar es la única forma de saber si tiene demasiado contenido, y uno de los errores más comunes y agravantes que cometen los presentadores es cuando se exceden del tiempo asignado o terminan la última parte de su presentación a una velocidad increíble.

¿Cuánto tiempo deberías ensayar?

Cuando las personas preguntan cuánto tiempo deberían dedicar a ensayar sus presentaciones, los expertos recomiendan ¡30 horas!

¿Cuál es la cantidad mínima de tiempo de preparación que puedo hacer?

La verdad es que no existe una fórmula mágica. Ensayar un discurso implica tiempo y esfuerzo. Requiere trabajo.

¿Cómo debería ensayar?

Ensayar no significa sentarse frente a una computadora, hojear las diapositivas y repasar la presentación en la cabeza.

En su lugar, uno debe ponerse de pie y pronunciarlo en voz alta, tal como lo haría en una situación de presentación real. Puede que esto resulte vergonzoso, así que cierre la puerta de tu oficina o recamara y coloca un letrero de “No molestar”.

  • Configura tu computadora para que la pantalla sea visible mientras se mueve por la sala (lo que harías en una presentación real) y sigue estos cinco pasos. Piensa en los pasos como “series” en el gimnasio: puedes realizar tantas “repeticiones” por serie como tengas tiempo.
  • Configura tu plataforma de presentación en modo de “ensayo”. En PowerPoint, dirígete a Presentación de diapositivas Vista de presentador. En Keynote (para Mac), en reproducir, ensayar presentación de diapositivas.
  • Puedes personalizar la pantalla para mostrar una variedad de elementos en la pantalla. Comienza con la diapositiva actual, la diapositiva siguiente, las notas y el temporizador.
  • A medida que comiences a practicar, probablemente tendrás que detenerte y comenzar a consultar tus notas. Esta bien. Repítelo de esa manera hasta que te sientas bastante cómodo.

Hasta ahora, has tenido el lujo de ver tu próxima diapositiva para saber lo que viene después. La razón por la que es importante es que te ayuda a pasar de una diapositiva a otra de una manera fluida y eliminando pausas innecesarias a medida que avanzas en la presentación.

Entonces, en este paso, ocultarás la pantalla “Siguiente diapositiva” y comenzarás a ejecutarla nuevamente. Definitivamente terminarás haciendo una pausa y tropezando e incluso retrocediendo cuando hayas adivinado mal lo que viene a continuación. Pero sigue trabajando en el material hasta que te sientas cómodo.

En cada uno de estos tres pasos debes utilizar el temporizador para mantener el rumbo. Tus primeros tropiezos probablemente serán más largos que el tiempo asignado, pero a medida que avanzas, querrás asegurarte de llegar a esa marca o por debajo de ella. Y si no puedes, tendrá que hacer algunos recortes.

Ensaya sin diapositivas

Aquí se pone muy difícil. Cierra tu computadora portátil o sal de la presentación y ejecútala sin el beneficio de imágenes.

Este paso es el equivalente a que los actores ensayen una obra “fuera del libro” por primera vez. Dejan sus guiones y desempeñan su papel de memoria.

Pero les ayuda estar en el entorno familiar del teatro: están en el escenario, disfrazados, interactuando con sus compañeros de juego. Así que hay una gran cantidad de señales sensoriales para guiarte.

De la misma manera, estás en tu propio entorno imaginario pero enfocado, encerrado en tu oficina, libre de distracciones externas, evocando un escenario y una audiencia en tu mente.

Si puedes completar con éxito tu presentación en este modo, felicitaciones. Lo estás haciendo muy bien. Pero si deseas llevarlo a un nivel superior, avance al siguiente paso.

Sal de la oficina

Los actores saben que han cumplido su parte cuando pueden salir del espacio de ensayo y recitar sus líneas (en voz alta o mentalmente) mientras hacen otras cosas.

Es más difícil de lo que parece, es como acariciarse la cabeza y frotarse la barriga al mismo tiempo. Así que sal al mundo, haz otras cosas y sigue ejecutando tu presentación.

Si puedes manejar eso, estás en muy buena forma. PERO, hay una gran e importante diferencia entre actores y presentadores.

No memorices

Los actores aprenden sus líneas textualmente. Pero si intentas memorizar tu presentación palabra por palabra, tendrás dificultades para presentarla de una manera que suene natural y real.

Publicidad