¿Cuál es la diferencia entre finiquito y liquidación?

Si la empresa te despide de manera injustificada también tendrías derecho a recibir una liquidación
Imagen: pixabay

Perder tu empleo es una sensación de desolación, tristeza, ira. Si estás en esa situación necesitas conocer que hay dos tipos de pagos que puedes recibir dependiendo si la empresa te despidió o renunciaste de manera voluntaria.

Imagen: Especial

Si en tu centro de trabajo te despidieron tienes derecho a recibir una liquidación, por el contrario, si renunciaste el pago que se te entrega es un finiquito, te decimos la diferencia entre cada una.

¿Qué es la liquidación?

Se otorga cuando la causa del despido no es responsabilidad del trabajador, por lo que el patrón tiene la obligación de pagar una indemnización por prescindir de los servicios de las personas. Otros motivos por los que un empleado debe recibir una liquidación son: que la empresa ya no necesite de tus servicios o la plaza que ocupabas se cierra.

Si la empresa te despide de manera injustificada o el patrón haya cometido una falta grave, también tendrías derecho a recibir una liquidación, según artículo 51 de la Ley Federal del Trabajo.

¿Cuánto dinero me deben dar por liquidación?

El pago de una liquidación debe incluir: tres meses de salario, prima de antigüedad, salarios vencidos (en caso de despido injustificado con límite de 12 meses desde la notificación del despido) y 20 días de salario por año trabajado (por despido injustificado).

¿Qué es el finiquito?

Se entrega cuando renunciaste de manera voluntaria a tu trabajo, aún así la empresa está obligada a pagarte cierta cantidad de dinero. Por lo general esta cantidad se entrega mediante un cheque, el cual debe cambiarse en el banco correspondiente.

El finiquito debe incluir: los días trabajados y que no se pagaron en el mes correspondiente de la renuncia, por ejemplo, si te pagan de manera quincenal y renunciaste el día 10, esos deben estar incluidos en el finiquito.

De igual forma se debe considerar la parte proporcional del aguinaldo que te corresponda por el tiempo trabajado, parte proporcional de tus vacaciones, así como otras prestaciones como bonos, vales, comisiones, caja o fondo de ahorro y utilidades.