¿Te deben pagar horas extras por hacer home office?

El home office en México tiene una regulación laxa que sólo se limita a definir la actividad
Imagen: Unsplash

Ante la emergencia sanitaria por el Covid-19, diferentes empresas han implementado el trabajo desde casa, el problema es que el teletrabajo no está formalmente regulado en México, pero aquí te explicamos si te deben pagar horas extras por hacer home office.

De acuerdo con el portal Factor Capital Humano, el home office en México tiene una regulación laxa que sólo se limita a definir la actividad, pero no hay una normatividad específica que establezca las condiciones en las que se debe realizar ni señala cuales son los derechos que tienen los trabajadores que hacen teletrabajo.

Ante esta falta de condiciones, una comunidad jurídica integrada por diversos despachos e instituciones del país desarrolló una Guía de Orientación Jurídica por afectaciones derivadas por el coronavirus, en la cual menciona que lo primero que deben saber los trabajadores y los patrones es que el home office sólo modifica el lugar en el que se realizará el trabajo, esto quiere decir que no se deben cambiar las condiciones laborales.

Imagen: Unsplash

Es fundamental que los patrones respeten los salarios, tareas y horarios de trabajo, no se debe permitir que un colaborador trabaje más de 48 horas por semana, en caso de hacerlo se le deberán pagar las horas extras, ya que también se está aplicando más fuerza laboral, aunque sea vía remota.

“En estricto sentido el empleado que trabaje más de 48 horas semanales en jornada diurna estaría laborando tiempo extraordinario y en principio tendría derecho a reclamar el pago correspondiente”, afirman los abogados que participaron en la Guía de Orientación Jurídica.

Aunque los especialistas reconocen que al realizar el teletrabajo es imposible saber si el colaborador comenzó su jornada puntual, por ello es mejor establecer una política de home office en la que el empleado no esté sujeto a ciertos controles.

Finalmente sugieren que los trabajadores y patrones lleguen a ciertos acuerdos en los cuales delimiten los horarios, número de horas en las que el trabajador estará activo y disponible, horarios de disponibilidad y que se compartan agendas electrónicas para que se realicen de manera adecuada las actividades conjuntas.