¿Cómo tener más tiempo para ti?

Priorizar ganar más dinero sobre valorar nuestro tiempo tiene graves consecuencias que subestimamos
(Imagen: pixabay)

Las personas encuentran un mayor bienestar cuando valoran el tiempo que el dinero. Aunque también hay un viejo dicho: “El tiempo es dinero“. Implica que estar inactivo es una pérdida de tiempo y conducirá a menos éxito en la vida.

Pero la investigadora Ashley Whillans de la Escuela de Negocios de Harvard sugiere que esta es la forma incorrecta de pensar. En su nuevo libro, Time Smart, sostiene que priorizar ganar más dinero sobre valorar nuestro tiempo tiene graves consecuencias que muchos de nosotros subestimamos. Podemos comenzar a tomar decisiones más inteligentes en nuestro tiempo que nos ayudarán a llevar vidas más felices.

Imagen: Unsplash

Ser “inteligentes con el tiempo” significa no excedernos en los horarios, evitar las cosas que nos quitan el tiempo pero que brindan poca felicidad o significado, y tomar decisiones cotidianas (y decisiones más importantes que cambian la vida) teniendo en cuenta los costos del tiempo perdido, desde cómo interactuamos con nuestros dispositivos a qué trabajos elegimos.

“Todas estas decisiones dan forma poderosamente a la felicidad que obtenemos de momentos, de días, de toda nuestra vida”, argumenta Whillans.

Su investigación y la de otros han encontrado que las personas que valoran su tiempo y lo tratan en serio son más felices, están más satisfechas con su trabajo y tienen mejores conexiones sociales y relaciones íntimas. Quizás es por eso que tienen la energía y el tiempo para ser “prosociales”, para hacer cosas como notar el sufrimiento de los demás y tomarse el tiempo para ayudar, o reciclar y hacer abono en beneficio del planeta.

“Al concentrarse en el tiempo, puede contribuir a la felicidad de la familia, los amigos, los compañeros de trabajo, su comunidad y el planeta”, escribe.

Evitando las trampas del tiempo

Muchos de nosotros todavía somos presa de lo que Whillans llama “trampas del tiempo“, formas de pensar y comportarnos que nos impiden tener más tiempo. Dar prioridad al dinero sobre el tiempo es uno de los principales, donde creemos erróneamente que el dinero compra tiempo y felicidad y gastamos todo nuestro tiempo libre tratando de ser productivos. Otras trampas incluyen cosas como:

Subestimar el tiempo: no entender lo clave que es el tiempo para nuestra felicidad y no estar dispuesto a invertir en salvarlo.
Ocupación como estado: mantenerse ocupado para parecer importante y cosechar las recompensas sociales.
Tecnología: no darnos cuenta de cuánto tiempo y atención nos quita cada vez que respondemos un mensaje de texto o leemos nuestro feed de Twitter. El desplazamiento incesante por las redes sociales puede parecer inocuo, pero en realidad tiende a generar más infelicidad.
Aversión a la ociosidad: sentirse incómodo con el aburrimiento o no poder encontrar alegría en el presente.

Por supuesto, comprender estas trampas no significa que siempre tomaremos decisiones con tiempo. El objetivo de Whillans no es ofrecer una propuesta de todo o nada, sino aumentar la conciencia y empujarnos hacia la valoración del tiempo un poco más.

Publicidad