¿Cómo saber si eres flojo en el trabajo o un empleado deprimido?

Surge por incapacidad para manejar estados de ánimo negativos en torno a una tarea
Imagen: Unsplash

Te has dado cuenta de que cada vez que tienes que entregar algo importante o hacer algo que requiera de esfuerzo ya sea intelectual o físico terminas viendo videos sobre “Qué comen las ardillas ” o cualquier otro tema que te robe la atención de lo que estabas a punto de hacer, por lo que, un vez más, dejas para el último esa actividad importante que tarde o temprano tienes que empezar o terminar.

Imagen: Unsplash

Las personas que te conocen dicen que eres “flojo y holgazán”, lo cual terminas por aceptarlo porque siempre te ocurre lo mismo, sin embargo, hay que decirte que se trata de algo mucho más importante y que debes tomar precauciones; quizá es que sí seas perezoso, pero, también es probable que tengas una tristeza crónica, ansiedad o incluso depresión.

¿Qué es la procrastinación?

La postergación es un acto voluntario, y cuando llevas esto a cabo, además de hacerte sentir mal, provoca que evadas alguna tarea que sepas que tienes que hacer y cuando llega el momento en el que la realizas, lo haces con desánimo y apresurado.

Según la profesora de psicología en la Universidad de Sheffield, Fuschia Siroris, las personas se enganchan en este círculo irracional de procrastinación crónica debido a una incapacidad para manejar estados de ánimo negativos en torno a una tarea.

En pocas palabras, el estado de ánimo sí influye en que decidas procrastinar o no hacerlo, sobre todo si se trata de un sentir negativo.

Imagen: Unsplash

Esto se convierte en una manera de enfrentar tus emociones desafiantes y estados de ánimo negativos provocados por tareas, estos pueden ser aburrimiento, ansiedad, inseguridad, frustración, tristeza crónica, resentimiento y depresión.