Así debes comportarte con los clientes difíciles

Convertir un cliente difícil en alguien satisfecho "pagará bien"
Imagen: Medium

Más de una vez has sentido que las venas de tu frente van a reventarse ante un cliente difícil y enojado y muy difícil, te decimos cómo debes comportarte ante esas situaciones.

Primero debes identificar los tipos de clientes y esto son los fáciles y los difíciles.

¿Cuál es el perfil de un cliente fácil?

Se trata de aquellos que llegan a preguntar, compra, te recomienda, te vuelve a comprar, no se queja y es apasionado de lo que ofreces.

¿Cuál es el perfil del cliente difícil?

Se queja, busca argumentos, puede pasar tiempo en el negocio y finalmente no comprar nada e incluso, puede hablar mal del establecimiento.

Imagen: Medium

Muchas veces el comportamiento de los clientes será por la manera en la que perciben su experiencia de compra contigo.

Se debe lograr que un cliente reciba todo lo que necesita de la mejor manera posible. La experiencia de compra provoca que una persona compre y que los empleados den lo mejor de sí mismos.

Estas 5 acciones harán que un cliente se vaya y no compre

  • Los vendedores no están y no ayudan.
  • Venden con engaños.
  • Ofrecen artículos que el cliente no necesita.
  • Cobran de más.
  • Son desatentos.

Imagen: Medium

¿Por qué existen los clientes difíciles?

Si deseas evitar los clientes difíciles, entonces, no les des una mala atención. De alguna forma el vendedor es como el cantinero que tiene algo de psicólogo notar su comportamiento, y si te piden un consejo, que los ayudes, escúchalos porque al convertir un cliente difícil en alguien satisfecho “paga bien”.

Ponte en los zapatos de los demás, seguro alguna vez has estado molesto por tu servicio bancario. Llamas molesto para quejarte y, al final de la discusión, si la persona que atiende te ofrece soluciones es posible que consideres contratar un paquete más completo, pagando más y sintiéndote satisfecho. ¿Pero si tú eres el alterado y cada palabra que emana de ti es como un látigo?

“Una persona puede cambiar de una postura a otra. Un cliente difícil en un negocio puede ser fácil y apasionado en otro”, menciona Entrepreneur.