Estas son las razones para tener una tarjeta de crédito en fin de año

Las tarjetas de crédito son una herramienta seductora cuando no se tiene dinero
Un hombre piensa en solventar sus deudas (Imagen: Especial)

¿Es un suicidio tramitar una tarjeta de crédito al finalizar el año? Hay quien lo hace porque no quiere ver a Santa Claus famélico y a los Reyes Magos desnutridos y con la necesidad de sacrificar a uno de sus camellos.

Te recomendamos: SAT vigilará tus compras con tarjeta

Calma, ir por una tarjeta no es como recibir la colación de la posada a la menor provocación. Considera que si vas por ella evita los gastos innecesarios y no seas víctima del ‘me lo merezco’.

Cartera con una tarjeta bancaria (Imagen: Especial)

A quién no le pasa que últimas semanas del año representan un incremento considerable de gastos ya sea porque se aprovechan las ofertas y descuentos durante la época decembrina, o para adquirir regalos y lo que necesitarán durante la cena en las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

En este caso para complementar estos gastos, o aprovechar las promociones de esta temporada, algunas personas encuentran en las tarjetas de crédito una herramienta seductora cuando no se tiene dinero.

Si ya tienes considerado este gasto, has ahorrado y cuentas con el efectivo para tu compra, lo mejor es que aproveches los descuentos y promociones que te ofrecen las tarjetas de crédito, para hacer el depósito en dicha cuenta. Además, puedes aprovechar bonos de bienvenida, puntos y descuentos en tiendas electrónicas o hasta meses sin intereses.

¿Te conviene tramitarla en esta época del año?

Todo tiene un precio y recurrir a este financiamiento tiene los siguientes cobros:

Dar un regalo con la ayuda de la tarjeta de crédito (Imagen: Especial)

  • Pagos de anualidad, algunas te exentan de esta cuota.
  • Intereses, se cobran cuando no liquidas el pago total del mes.
  • Comisiones, aplican en algunos casos si dispones de efectivo o usas la banca en línea.
  • Cargos moratorios, aplican cuando se te haya pasado tu fecha límite de pago.

Si estás consciente de tus obligaciones y estás dispuesto a no gastar más de lo que puedes pagar, este instrumento financiero puede ser adecuado para ti para que los Reyes Magos y Santa Claus no lleguen famélicos esta temporada.