¿Quién fue Friedrich Von Hayek y por qué ganó el Nobel de Economía en 1974?

Te contamos algunos de los elementos más relevantes de la vida y obra de uno de los economistas más importantes del siglo XX
Imagen: Especial

Friedrich Von Hayek es uno de los economistas más famosos de la historia. No importa si es porque se le ama u odia con intensidad, es innegable que su paso por el mundo dejó una marca muy notoria en la historia de la Economía. Al grado de serle entregado el premio Nóbel de Economía en 1974. Pero, ¿qué fue lo que hizo realmente? ¿cuáles fueron sus aportes más relevantes?

Empecemos por decir quién era Von Hayek. Nacido en Austria a finales del 1800, se formó en la Universidad de Viena en intereses tan variados como el Derecho, la Filosofía y las ciencias sociales. No es hasta que comienza a tener relación con Ludwig Von Mises y Friedrich von Wieser, dos de los más prominentes precursores de la Escuela Austriaca de Economía, que comienza su interés por esta disciplina.

Imagen: Especial

La Escuela Austriaca caracterizaría por su inclinación ideológica al liberalismo económico y una fuerte defensa del libre mercado, frente a otras posturas muy populares de la época, como el socialismo, el comunismo y otras variantes marxistas, así como del Estado de Bienestar keynesiano, que tendían a optar por una economía planificada desde las entidades centrales del Estado.

Von Mises se vuelve el mentor de Hayek y con la ayuda del primero, se vuelve director del Instituto para la Investigación de los Ciclos de Negocios, hasta que, en 1931, se va a Inglaterra a precidir una cátedra en la London School of Economics, en la cual permanecerá hasta 1950. Una parte interesante de su estadía en Inglaterra fue el feroz debate que desarrolló con John Maynard Keynes, otro de los economistas más prominentes de la época, en torno a sus respectivas perspectivas sobre el dinero en la Economía.

Aunque es muy reconocido en los círculos intelectuales por su defensa al liberalismo, y que luego inspiraría a la corriente libertaria, y también por sus fuertes críticas a los puntos de vista de corte socialista, el trabajo de Von Hayek que fue laureado por el premio Nóbel es sobre teoría del dinero y fluctuaciones económicas.

Imagen: Unsplash

“Por su trabajo pionero en la teoría del dinero y las fluctuaciones económicas, y por sus penetrantes análisis sobre la interdependencia de los fenómenos económicos, sociales e institucionales”, reza el texto de la Academia del premio Nobel.

En lo que se refiere a la teoría del dinero, Hayek defendía muchos de los supuestos de la Escuela Austriaca, en la cual el dinero, como cualquier otra mercancia, estaba sujeto a las leyes de la oferta y la demanda. Esto significaría que el dinero también tendría una suerte de “precio”, el cual se vería reflejado en la tasa de interés que en cada momento se dispone en el mercado del dinero. Ella reflejaría las preferencias de ahorradores e inversores a utilizar sus fondos y ,por ende, afectaría la oferta de capital disponible.

En lo que se refiere a las fluctuaciones económicas, uno de los mayores aportes de Von Hayek fue su análisis sobre los ciclos económicos. Estos últimos se refieren a los momentos de expansión y contracción de la actividad o el crecimiento económico. Tal y como su nombre lo indica, los ciclos son repetitivos y pueden ser analizados por los patrones que siguen. En el caso de Hayek, el análisis se centra en la relación entre crédito, ahorro e inversión.

Imagen: Unsplash

Explicado de forma muy simple, cuando se da una sobrepromoción del crédito, sin un sostén de ahorro previo, entonces se crea una burbuja que alenta una fase de expansión económica artificial, debido a que se incentiva la inversión a través de una manipulación de la tasa de interés. Por lo tanto, se crea mayor disponibilidad de capital en el mercado que la que habría si la tasa de interés se regulara por las puras leyes de la oferta y la demanda. Esto traerá como consecuencia la ruptura de la sobrevaloración de las inversiones realizadas, trayendo consigo una fase de contracción. En otras palabras, se liquidan las inversiones improductivas.

Esta postura ante el ciclo económico, marcará una diferencia frente a la postura keynesiana, pues para Keynes, los ciclos económicos pueden contrarrestarse precisamente gracias a la manipulación articial del mercado, a través del gasto público. Para él, los ciclos económicos son inherentes a la actividad económica, mientras que para la corriente austriaca de Hayek, en todo caso son producto de una expansión económica artificial, que opera más allá de las leyes del mercado.