¿Qué tan sanas están las finanzas públicas en el gobierno de AMLO?

En año y medio aumentó la deuda en lo que aumentó en el sexenio de EPN; en año y medio se gastaron los ahorros que dejaron FCH y EPN
Imagen: Gobierno Federal

En el marco del Segundo Informe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, insistió en que la crisis económica será transitoria, que la deuda pública ha crecido por el aumento en el precio del dólar, y que con la austeridad y el combate a la corrupción, su gobierno ha ahorrado alrededor de 560 mil millones de pesos.

El pasado 31 de agosto se atrevió a afirmar que hay finanzas públicas sanas, y que no hay que temer. En esta nota, te explicamos cómo ha sido el ejercicio del gasto público en tiempos de AMLO.

¿No había dicho Arturo Herrera que se acabaron los ‘guardaditos’?

Es importante señalar los ahorros que dejaron las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en forma de fondos de prevención. El gobierno actual y en poco menos de dos años ya se terminó el dinero. Incluso Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) declaró que para cubrir los costos por la contingencia sanitaria se tomaron los fondos de estabilización de los Ingresos Presupuestales y el de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas, además de lo que llamó “guardaditos”.

Imagen: Especial

Aunque la deuda pública ha aumentado a pesar de no haber contratado nueva deuda, como se afirmó durante el informe de gobierno; es importante señalar que el peso mexicano el relación al dólar no se fortalecerá si la economía no es a su vez sólida. Que haya subido la deuda pública al 52% del PIB, es un hecho histórico que implica que aumentó la deuda en 16 billones de pesos en año y medio. Esto es aproximadamente lo que EPN generó de deuda en seis años.

¿Cómo se va a ejercer el gasto público?

El gobierno de AMLO además ha comprometido los recursos económicos que entrarán a Hacienda en los próximos cuatro años. Estarán destinados al pago de la deuda, intereses, programas clientelares, coberturas de rescate para Pemex, y para sus obras magnas: Santa Lucía, Tren Maya y Dos Bocas.

Por si fuera poco, este gobierno se ha embarcado en proyectos poco viables financieramente. Por ejemplo, la cancelación del aeropuerto de Texcoco, que a la fecha ha costado más de 120 mil millones de pesos. Simultáneamente, el aeropuerto de Santa Lucía se ha llevado 175 mil millones de pesos. La refinería de Dos Bocas tiene en su haber 200 mil millones de pesos. Por si fuera poco, es posible que estas obras no servirán para los propósitos que fueron creadas.

Imagen: Especial

Por otro lado, se revirtió la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto. Esta decisión implica que el 4% de la extracción de petróleo la hagan las empresas privadas, y un 96% el gobierno. El resultado es que Pemex tiene la peor producción petrolera desde 1979, y pérdidas por 606 mil millones de pesos tan sólo en los primeros seis meses de 2020.

¿Qué podemos esperar para los tiempos que vienen?

Contra lo que escuchamos en el Segundo Informe de gobierno, el gobierno se encuentra en quiebra. En lo que resta del sexenio, no habrá recursos extraordinarios, salvo en el caso de que aumenten los impuestos con una reforma fiscal.

La economía ha caído de forma histórica, y la crisis sanitaria es importante para entender esto. Sin embargo, la economía mexicana viene decreciendo desde antes del Covid-19, situación que profundizó la crisis en lugar de originarla.