Te decimos qué pasa si dejas de pagar tu crédito hipotecario

El 25% de la población en México cuenta con un crédito hipotecario
Imagen: Especial

Adquirir una propiedad a través de un crédito hipotecario, ya sea con un banco, institución financiera, Infonavit, ISSSTE o cualquier otra opción implica una gran responsabilidad que durará bastantes años de tu vida, por eso te decimos qué es lo que pasa cuando dejas de pagar ese crédito.

La Asociación de Bancos de México señala que, el 25% de la población en México tiene un crédito hipotecario, esto se traduce a 2 mil 500 millones de pesos, el problema es que, por diferentes razones, algunas personas deciden dejar de pagar e incluso cancelarlo de manera definitiva.

Entre las razones más frecuentes para que las personas dejan de pagar su crédito hipotecario son, porque perdieron su empleo, atraviesan emergencias familiares, evalúan que los descuentos mensuales que se realizan directo en su nómina son muy altos, el inmueble que adquirieron no era lo que esperaba e incluso, hay personas que dejan de pagarlo por la frustración de ver que su deuda no disminuye, aunque pasan los años.

Imagen: Especial

Antes esta situación, Dinero en Imagen explica cuáles son las posibles consecuencias que enfrentarían las personas que dejan de pagar su préstamo hipotecario:

  • La institución bancaria o el organismo que emitió el préstamo comienza a cobrar intereses monetarios, los cuales son, en promedio, del 10.4%.
  • Se busca renegociar la deuda en términos diferentes a los iniciales, situación que debe aprovechar el usuario para realizar los ajustes que se adapten a su capacidad de pago.
  • La institución que otorgó el crédito hipotecario puede realizar el embargo del inmueble, esto sucede cuando no se logró renegociar la deuda de manera exitosa o si no se vio reflejado el pago en por lo menos seis meses.
  • Una vez que la propiedad fue embargada, la institución puede subastarla o ponerla de nueva cuenta a la venta.

Imagen: Especial

Si la propiedad se adquirió por medio del Infonavit, el derechohabiente tiene la posibilidad de renunciar al crédito o renegociar la deuda, sólo debe notificar ante la institución y solicitar la cancelación “por Dación de Pago”. Según la Condusef, si una persona deja de pagar su crédito, corre el riesgo de que la institución inicie un juicio para recuperar la propiedad, sin embargo, lo más probable es que se haga un estudio socioeconómico y se implementen nuevas mensualidades.

Finalmente, menciona que existe la posibilidad de la devolución del dinero que dio el derechohabiente para pagar el crédito, pero esto solo sucede cuando el valor de la deuda es menos al valor de la propiedad.