¿Qué hacer si clonaron tu tarjeta?

La clonación de tarjetas es el mayor reto a vencer de las instituciones financieras
Imagen: Especial

La clonación de tarjetas es uno de los problemas más comunes y el mayor reto a vencer de las instituciones financieras. La clonación de tarjetas consiste en robar la información contenida en tu plástico por medio de dispositivos electrónicos llamados skimmers para después transferir esta información a una nueva tarjeta vacía y así realizar operaciones fraudulentas. Por desgracia, nadie esta esta excepto de ser víctima de este delito.

Imagen: Condusef

De acuerdo con la Condusef, las causas de presuntos fraudes en tarjetas de puede deber a robo o extravió del plástico, clonación de la banda magnética en cajeros o terminales; compras por teléfono o por internet; transferencias electrónicas, y falsificación de datos personales.

Si tienes cargos que no reconoces, tienes hasta 90 días para hacer tu reclamación. El Banco de Mexico (Banxico) obliga a las instituciones financieras a devolverte el monto de la transacción dentro de los 4 días posteriores a tu reclamo. Esto no aplicará si el banco comprueba que el cargo se hizo utilizando los sistemas de autentificación que garantizan que el tarjetahabiente realizó la compra.
Hay bancos que ofrecen seguro contra fraude, robo y asalto en cajeros.

¿Cómo hago la reclamación?

  • Llama por teléfono o acude a tu banco para presentar una solicitud de aclaración. El banco te drena respuesta dentro de un plazo no mayor a 30 días.
  • Debes explicar lo sucedido y decir siempre la verdad ya que de lo contrario la reclamación no procederá. Si el banco determina que el tarjetahabiente autorizó el cargo no devolverán el dinero.
  • Asegúrate de que el banco no te cobre interese moratorios no otros intereses ordinarios que se puedan generar por la falta del pago al cargo que reclamaste.
  • Los bancos pueden tardar en el regresar el monto hasta 45 días

Toma tu precauciones:

  • Nunca pierdas de vista tu tarjeta, siempre pide que te lleven la terminal hasta dónde tu estes o paga directamente en caja.
  • Revisa los cajeros y las terminales para verificar que no tienen ningún dispositivo que copie tu información
  • Cambia tus contraseñas y números PIN con frecuencia
  • No hagas compras en internet en páginas que no sean seguras. Busca que las paginas cuenten con protocolos de seguridad así como sellos que respalden la protección de datos.