¿Qué es y cómo conocer tu régimen fiscal?

El régimen fiscal te indica cuándo, cuánto y qué puedes deducir al pagar impuestos
Imagen: Especial

Hay que recordar que a raíz de la emergencia sanitaria por el COVID-19, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) alargó el plazo para presentar la declaración anual para personas físicas al 30 de junio. Es importante que antes de presentar tu declaración conozcas cuál es tu régimen fiscal, ya que depende de este, cuánto, como y qué puedes deducir en tu declaración.

No olvides que es muy importante que conozcas tu régimen fiscal, ya que eso te permitirá saber cuáles son tus obligaciones y cómo aplican. De la misma forma cada régimen tiene sanciones e infracciones diferentes si no se cumplen en tiempo y forma las declaraciones de impuestos.

Antes que nada, hay que entender que el SAT divide a las personas en 2 grandes categorías: personas físicas y personas morales. Las personas físicas básicamente somos todos, es decir, todos los individuos que tenemos obligaciones fiscales. Por su parte, las personas morales son asociaciones de varias personas físicas para formar una ‘razón social’, es decir, una empresa, una sociedad o una asociación; cada una de estas categorías tiene distintas obligaciones fiscales.

Imagen: Especial

En el caso de las personas físicas, el SAT las subdivide en 5 categorías o regímenes fiscales:

  • Asalariados
  • Honorarios
  • Actividades empresariales
  • Incorporación fiscal
  • Arrendatario

Cada una de estas subcategorías dependen de la actividad económica que tengas, además de que cada régimen fiscal tiene distintas obligaciones, por ejemplo, si trabajas por honorarios debes presentar declaración mensual y anual, mientras que los asalariados no están obligados a hacer declaración anual a menos que cumplan con excepciones como: tener dos patrones en un mismo año fiscal.

En ese sentido, si has cambiado de actividades económicas es importante que cambies tu régimen fiscal. Recuerda que si no lo has cambiado, tienes el régimen con el que te diste de alta para tu primer trabajo, es decir, si empezaste a trabajar como asalariado y hoy tienes una tienda de abarrotes, tienes que cambiar tu régimen de asalariado a actividades empresariales.

Según información de El Economista, los contribuyentes pueden combinar sus regímenes fiscales, esto es, puedes estar como asalariado y al mismo tiempo como actividades profesionales y expedir facturas electrónicas por servicios en otro empleo por honorarios. Para hacer esto solo debes de llevar a cabo el trámite respectivo en el SAT para obtener la constancia de situación fiscal, en este caso, el contribuyente debe estar al pendiente de los tipos de obligaciones a los que está sujeto.