Qué es un testamento de emergencia y cómo funciona

¿Conoces los testamentos de emergencia? Así funcionan
En casos de riesgo, se puede recurrir a un testamento de emergencia | Foto: Unsplash

Entre los distintos tipos de testamentos que existen, hay uno que tiene ciertas características que lo hacen completamente distinto a los demás. Vulgarmente, se le conoce como testamento de emergencia, aunque su nombre oficial es testamento especial.

Se trata de un documento o declaración en donde una persona que está próxima a fallecer o en peligro de muerte por condiciones ajenas a su salud declara su última voluntad.

Un testamento especial se realiza en situaciones tales como emergencias militares o marítimas; o bien, cuando existen factores como enfermedades graves y repentinas o el testador se encuentra en un país extranjero.

En situaciones de riesgo, se tiene que recurrir a medidas extraordinarias para declarar la herencia | Foto: Unsplash

Tipos de testamento de emergencia

Revisemos los primeros casos: un testamento militar ni siquiera debe hacerse de forma escrita forzosamente. En caso de que un miembro del Ejército sea herido en el campo de batalla, basta con declarar su última voluntad antes dos testigos para que un juez reconozca sus deseos finales como un testamento.

Por su parte, un testamento marítimo puede realizarse en las mismas condiciones que el anterior si la situación es apremiante; o bien, escribirse de manera expedita si se sospecha que la embarcación sucumbirá ante el poder de la naturaleza. Si se deja un documento escrito, debe estar firmado por dos testigos y por el capitán del navío.

Un testamento marítimo se realiza cuando hay condiciones adversas en altamar | Foto: Pexels

Ahora, nos queda revisar los testamentos que se redactan desde el extranjero, en cuyo caso el testador debe apegarse a los requisitos establecidos por las leyes del país en donde esté, al menos en lo que respecta al formato del documento; aunque debe seguir las normas mexicanas para elegir a los beneficiarios de la herencia.

Por último, si el testador se enfermara de forma repentina y grave y esto le impidiera solicitar la presencia de un notario antes de redactar el documento, se puede recurrir a un testamento privado. Éste puede ser redactado por el propio legatario o por los testigos que fungirán como garantía para conocer la última voluntad del referido.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad