¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Por qué es necesario recaudar más impuestos a las grandes riquezas?

Te explicamos las razones por las que las políticas progresivas y redistributivas dependen de que los ricos siempre paguen sus impuestos
Redacción Oink Oink ?
Imagen: Especial

Aquí trataremos de explicarte por qué las personas con grandes fortunas deberían pagar siempre sus impuestos.

En primer lugar, empecemos por decir que los impuestos pueden ser una forma de redistribuir la riqueza entre la población que habita un país. Además de su importancia para combatir la desigualdad económica, la política fiscal puede contribuir a disminuir las brechas de género.

Nuestros derechos cuestan dinero, gracias a la recaudación de impuestos, es posible financiar bienes y servicios públicos. Cuando un Estado no recauda lo suficiente, las personas que menos tienen son las principales afectadas, particularmente mujeres en situación de pobreza

Por ejemplo, cuando hay recortes presupuestarios en salud o educación, estos son absorbidos por las mujeres en sus casas: ellas son quienes fungen como enfermeras y cuidadoras de hijos y/o dependientes, dejando sus propias ocupaciones para atenderlos porque no hay servicios públicos que lo hagan.

Llamamos impuestos progresivos a aquellos que apuntan directamente a las grandes riquezas, siendo las personas que más recursos tienen las que pagan más impuestos. Por ejemplo, los impuestos directos a herencias multimillonarias, que no afectan a las clases medias y bajas.

En cambio, en los impuestos regresivos, la recaudación depende de impuestos al consumo, aquí son las personas más pobres quienes gastan sus pocos ingresos en el pago de impuestos indirectos. Un ejemplo de impuesto regresivo es aquel que se impone al consumo, como el IVA.

¿Cómo podemos saber que los impuestos directos afectan más a los que más tienen y los indirectos a los que menos? Muy sencillo, porque en términos proporcionales, los hogares que tienen menos dinero gastan la mayor parte de sus ingresos en bienes de consumo.

Una política fiscal progresiva implicaría que contribuyentes con mayores ingresos paguen más impuestos directos y, al mismo tiempo, que los ingresos recaudados sean redistribuidos en la población con menores ingresos a través del gasto público.

Imagen: Especial

Por ejemplo, Profeco estima que una mujer utiliza al mes alrededor de 30 toallas femeninas, con un costo total de aproximadamente 63 pesos. Para una mujer en pobreza que genera un ingreso mensual de $680 pesos y considerando que el IVA del 16% de este producto equivale a 10 pesos, las mujeres están pagando aproximadamente el 1.5% de su ingreso en un impuesto que sólo ellas están obligadas a pagar y, por lo tanto, cuentan con menos recursos para satisfacer otras necesidades básicas como alimentación, educación, o salud.

Esta situación limita la capacidad de las personas en pobreza de satisfacer de manera efectiva sus derechos tales como la salud, alimentación, educación, entre otros.

“Cuando un estado no recauda lo suficiente, las personas en situación de pobreza y discriminación son las principales afectadas, pues al no poder acudir a servicios privados, dependen de los servicios que el estado pueda proporcionar”,

Si a esto aumentamos el gran problema que tiene México de evasión fiscal, el potencial de generar políticas redistributivas disminuye en la medida en que se pagan menos impuestos.

Según uno de los estudios más recientes realizado para el SAT, en el periodo de 2010-2016 la evasión total de impuestos representó en promedio el 4.1 % del PIB (UDLA, 2017). Si las estimaciones son ciertas, esto significa que, en promedio, en el mismo periodo se evadió un monto mayor de impuestos que el gasto federal en educación (3.54 % del PIB) (SHCP, 2019).

Así, las grandes empresas multinacionales y las personas con más riqueza continúan aprovechándose de un sistema fiscal que les beneficia, sin pagar los impuestos que les corresponden en los países en los que operan y obtienen ingresos.

La evasión de impuestos es una tarea que también debe abordarse a nivel internacional. Para combatir este problema, se recomienda implementar una tasa única a las rentas empresariales a nivel mundial.

Imagen: Especial

En síntesis, es necesario recaudar más impuestos a las grandes riquezas, a través de una política fiscal progresiva, por tres razones:

  • Porque la evasión de impuestos de las personas con más riqueza impacta en la posibilidad de financiar bienes y servicios públicos, como la salud y la educación, quienes tienen riqueza también tienen la posibilidad de acudir a privados cuando los servicios públicos fallan o desaparecen.
  • Porque se puede lograr una mayor redistribución cuando los impuestos se concentran en altos ingresos y en propiedades multimillonarias, en lugar de impuestos al consumo.
  • Porque las grandes multinacionales y quienes tienen más riqueza, son quienes más se benefician de los privilegios fiscales y gastos tributarios: como las exenciones, deducciones y condonaciones.

Nuestro país necesita políticas redistributivas que aumenten la disponibilidad de recursos, combatan las desigualdades y protejan nuestros derechos.

Fuentes: Fundar y Oxfam México. (2019). Hablemos de impuestos.