¿Por qué hubo un escándalo con la postura de México ante la OPEP? Una crónica

Te hacemos una crónica de lo que sucedió en la reunión de la OPEP el fin de semana pasado, la postura de México, el acuerdo y lo que esto podría significar para el país
Imagen: Unsplash

Tras varios días de deliberaciones, contratiempos y gritos en el cielo, finalmente se llegó a un acuerdo en la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+). Luego de que las pláticas que iniciaron el pasado jueves 9 de abril para recortar la producción de petróleo a nivel mundial, y así lograr que el precio del petróleo vuelva a subir, por fin llegaran a un acuerdo, la OPEP+ se comprometió a recortar 9.7 millones de barriles diarios de crudo a partir del 1 de mayo, de los cuales México sólo tendrá que aportar un recorte de 100 mil, ante la negativa del gobierno de México de recortar los 400 mil que le pedía la OPEP.

Imagen: Twitter @rocionahle

Hay que recordar que estas medidas llegan para resolver la guerra de precios iniciada por Arabia Saudita y Rusia. Contrario a lo que dictaban los mercados, estas dos potencias petroleras decidieron aumentar su producción, pese a que la demanda de crudo a nivel mundial estaba cayendo estrepitosamente. Esto provocó el desplome de los precios del petróleo a los niveles que actualmente se observan.

Con esto en mente, las pláticas de la OPEP tenían una idea bastante clara sobre la mesa: reducir la oferta de petróleo en el mundo para aumentar su precio. ¿La propuesta? Que todos los países de la OPEP+ bajarán su producción nacional al día en un 23% para mayo de este año, con el fin de sacar del mercado 10 millones de barriles de crudo diario, para luego, de manera escalonada, ir bajando las cuotas de reducción en el transcurso de dos años hasta que el precio de este recurso lograra estabilizarse.

Todos parecían estar de acuerdo con la medida, salvo México. La primera parte del desencuentro entre la delegación mexicana y los otros miembros de la OPEP giró en torno a la plataforma de producción del país. México argumentó tener una base productiva mayor de lo que realmente era, para así poder recortar menos de lo que se pedía.

Más adelante, luego de abandonar la reunión de la OPEP, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, quien era la representante de la delegación mexicana, publicó a través de su Twitter la propuesta mexicana de recortar su producción sólo 100 mil barriles diarios, de los 400 mil que se le pedían. Esto atoró las negociaciones durante todo el fin de semana.

Trump quiso interceder por México, asegurando que Estados Unidos asimilaría la diferencia que México no quería recortar: unos 300 mil barriles de petróleo de su propia producción. Sin embargo, hubo mucho negativas ante esta propuesta, pero las pláticas continuaron. Al final luego de las intensas negociaciones del fin de semana, se llegó al acuerdo de que la OPEP+ recortaría su producción en 9.7 millones de barriles y que México sólo tendría que hacerlo en 100 mil.

Además, la OPEP espera tener pláticas muy pronto con países productores de petróleo, pero que no pertenecen a la organización, como Canada, Brasil y Noruega, para lograr convencerlos de recortar otros 5 millones de barriles diarios adicionales.

Con todo, a pesar de los aplausos por la resolución final, los mercados de petróleo no parecieron reaccionar tan positivamente al que se está llamando un acuerdo histórico en términos de petróleo, pues, de acuerdo con El Financiero, se calcula que hay una sobreoferta de alrededor de 35 millones de barriles diarios de crudo, lo que significa que este recorte se queda corto en menos de la mitad de la demanda que hay en el mundo en la actualidad.

Imagen: Twitter @rocionahle

¿Qué puede significar para México toda esta cadena de sucesos? En primer lugar, habrá que ver cómo reaccionan los miembros de la OPEP a que México se saliera con la suya, porque el resultado final del acuerdo, en el corto plazo, efectivamente parece beneficiar a nuestro país. Sin embargo, no queda muy claro a costa de qué los demás países de la OPEP aceptaron.

En segundo lugar, también queda pendiente lo que pedirá Trump a cambio de interceder por México para cerrar las negociaciones. De momento, el mandatario de Estados Unidos sólo dijo que México lo “reembolsará en un futuro”.