Marcas pagan para que ciertos pilotos manejen en la Fórmula 1

El corredor británico de la Fórmula 1, David Coulthard, quien participó en las temporadas desde 1995 hasta 2008, el mismo que ganó 13 Grandes Premios y subió en 62 ocasiones...
Imagen: Especial

El corredor británico de la Fórmula 1, David Coulthard, quien participó en las temporadas desde 1995 hasta 2008, el mismo que ganó 13 Grandes Premios y subió en 62 ocasiones al podio, reveló durante una cena que “antes la calidad determinaba quien tenía un asiento y quién no”, sacando a la luz el negocio que hay en la F1.

De acuerdo con el portal ElMister.com, los pilotos de pago son aquellos que aseguran su asiento en la Fórmula 1 porque pagan para tenerlo, ya sea a través de un patrocinador o mecenas que lo impulsan, aunque sí tienen calidad, el principal motivo es el dinero.

Entre los pilotos de pago que podríamos recordar está el mexicano Esteban Gutiérrez, el venezolano Pastor Maldonado e incluso el propio Sergio “Checo” Pérez, entre otros.

Imagen: Especial

El informe de Formula Money, Sport Business y Black Book F1 las marcas del empresario mexicano Carlos Slim, como Telmex, Claro, Infinitum y Telcel han invertido más de 50 millones de dólares (950 millones de pesos) en contratos con escuderías como Sauber, McLaren, Force India ahora Racing Point.

El artículo señala que estas transacciones se dan en medio de una época en la cual, los equipos necesitan dinero para invertir en nueva tecnología; además, cada año las escuderías destinan como mínimo más de 120 millones de dólares (2 mil 280 millones de pesos) para correr en la Fórmula y son muchos los empresarios asiáticos, rusos o latinoamericanos quienes ponen de su dinero para que eso suceda, pero con una sola condición: tener en uno de sus dos asientos al piloto que ellos elijan.

Imagen: Especial

Esta situación no es nueva, pero sí tomó más fuera en 2010; aunque hay algunas escuderías como Mercedes, Ferrari, McLaren, Red Bull o Renault que conservan ese espíritu de contratar o formar talento para que se unan a sus escuderías, hay otras como Racing Point, Alfa Romeo, Haas y Williams que sí aceptan este tipo de negocios.

Para darnos una idea, el presupuesto para este año de cada escudería va entre los 410 millones de dólares hasta los 120 millones de dólares, la cantidad más alta es para los autos de Ferrari y la menor para la marca que representa el mexicano Sergio Pérez, es decir, Racing Point.

Imagen: Especial

Entre los casos recientes de “padrinos” está el del canadiense Lance Stroll de Racing Point, quien corre en la F1 de la mano de su papá, Lawrence Stroll, dueño de la escudería e inversionista de marcas como Tommy Hilfiger y Michael Kors.

Otro de los casos más polémicos es de Pastor Maldonado, quien contaba con el apoyo del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien usó el patrocino de la petrolera estatal PDVSA para transferir grandes cantidades de dinero al año para que el corredor tuviera su asiento.

Finalmente, se menciona la situación del piloto mexicano Sergio Pérez quien afirmó que sí tiene una relación estrecha con Carlos Slim y reconoció que ha sido el empresario su principal apoyo en toda su carrera. Incluso algunos medios siguen señalando a “Checo” como paydriver, un estigma que no es la mejor para su imagen, pues significa que están en la pista por su dinero no por su calidad, aunque afirman que sí han existido algunas excepciones como Fernando Alonso o Michael Schumacher.