Riesgos de que Pemex cotice con ‘bonos basura’

Este es el riesgo de que la paraestatal cotice en los mercados con bonos 'basura'
Imagen: Especial

Ya te habíamos platicado que la calificadora Fitch bajó la nota de Pemex, quitándole así el ‘grado de inversión’ y dejándola en ‘grado especulativo’; es decir, otorgándole un valor ‘basura’ a los bonos emitidos por la petrolera, lo que significa que son de alto riesgo de impago. Las razones que dio la calificadora fueron la deuda elevada – Pemex es la petrolera más endeudada del mundo, con un déficit financiero de 106,502 millones de dólares – y la falta de un plan pertinente para su rescate por parte del actual gobierno – la suspensión de subastas petroleras y la inversión en la refinería de Dos Bocas, en lugar de usar esos recursos en exploración y producción.

Imagen: Especial

Pero ahora te queremos explicar el riesgo de que la paraestatal cotice en los mercados con bonos ‘basura’. Los bonos de Pemex con vencimiento en el 2027 participan en casi 500 índices bursátiles. Esto significa que si alguna de las otras calificadoras degrada la nota de Pemex, los bonos que emite dejarían de tener acceso a fondos de inversión importantes, porque muchos exigen que los bonos tengan ‘grado de inversión’ para poder invertir en ellos. En consecuencia, se podría venir una venta forzada de bonos de Pemex en estos fondos, que más o menos representan 80 mil millones de dólares, explica El Financiero

En ese sentido, los mayores riesgos de que Pemex cotice con bonos calificados como ‘basura’ es que deje de tener participación en varios de los mercados asociados a los índices bursátiles, así como de que deje de ser considerada por grandes fondos de inversión como un valor en el que se pueda invertir. Esto no sólo hace que invertir en Pemex deje de ser atractivo para los inversionistas, sino también que se le cierre la puerta en una parte importante del mercado.

Imagen: Especial

En última instancia, esta situación sólo socavaría aún más el déficit económico de esta empresa petrolera, porque tendría menos posibilidades de capitalizar inversiones. El problema de ello no es en sí mismo la afectación para Pemex, sino los efectos que una caída de la paraestatal tiene en la economía mexicana, dado el respaldo financiero que el gobierno federal le otorga. Por eso, una afectación en una tiene efectos directos en la otra.