¿Trabajas en Pemex y eres sindicalizado? Aumentarán el salario en agosto

También se pactó un incremento de 1.80% a las prestaciones de los trabajadores
Imagen: Especial

Un acuerdo entre Petróleos Mexicanos (Pemex) y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) entrará en vigor en agosto de este año y durará hasta julio de 2021 sobre un aumento al salario de los trabajadores sindicalizados del 5.17%.

Imagen: Especial

El monto estará distribuido en 3.37% en el salario ordinario y también se pactó un incremento de 1.80% a las prestaciones de los trabajadores durante el proceso de revisión salarial.

El acuerdo tendrá vigencia del 1 de agosto de 2020 hasta el 31 de julio de 2021, el cual fue alcanzado entre la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, Pemex y el STPRM, explica un comunicado.

La compañía explicó que el pacto salarial consideró como criterios: la eficiencia administrativa, disciplina financiera y “austeridad republicana” del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Al cierre de 2018, Pemex contaba con 115 mil 120 trabajadores y trabajadoras de planta, de los cuales más del 70% se ubicaba entre los 35 y 54 años de edad”, asegura Forbes.

Mediante el acuerdo, Pemex y el STPRM benefician al mayor activo de la empresa: sus trabajadores. Lo anterior, en estricto respeto de los derechos laborales, así como tomando en consideración la máxima eficiencia administrativa y la disciplina financiera, en el marco de la austeridad republicana que distingue a esta administración.

Pemex destacó en el comunicado que la empresa productiva del Estado y sus trabajadores continúan fortaleciendo una relación constructiva fincada en el respeto, la eficiencia y la competitividad, con el propósito de consolidar a la petrolera como palanca del desarrollo nacional y lograr la soberanía energética de nuestro país.

Imagen: Especial

El aumento sucede mientras Pemex es la compañía petrolera más endeudada del mundo con un pasivo financiero de 105 mil millones de dólares, y dos de las tres principales calificadoras de riesgo crediticio consideran sus títulos de deuda como ‘bono basura’.