Pandemia ha demostrado que el capitalismo fracasó: Papa Francisco

El Papa Francisco critica las injusticias de la economía global y su destrucción del planeta
Imagen: Twitter @Pontifex

El papa Francisco dice que la pandemia del coronavirus ha demostrado que las “teorías mágicas” del capitalismo han fracasado y que el mundo necesita un nuevo tipo de política que promueva el diálogo y la solidaridad y rechace la guerra a toda costa.

Francisco presentó su visión para un mundo post-Covid al unir los elementos centrales de sus enseñanzas sociales en una nueva encíclica destinada a inspirar un sentido revitalizado de la familia humana. “Fratelli Tutti” (Hermanos Todos) fue liberado el día de la fiesta de su tocayo, el pacífico San Francisco de Asís.

Imagen: Especial

El documento se inspira en las enseñanzas de San Francisco y la predicación anterior del Papa sobre las injusticias de la economía global y su destrucción del planeta y las une con su llamado a una mayor solidaridad humana para enfrentar las “nubes oscuras en un mundo cerrado”.

En la encíclica, Francisco rechazó incluso la propia doctrina de la Iglesia Católica que justifica la guerra como un medio de legítima defensa, diciendo que se había aplicado de manera demasiado amplia a lo largo de los siglos y que ya no era viable.

“Es muy difícil hoy en día invocar los criterios racionales elaborados en siglos anteriores para hablar de la posibilidad de una ‘guerra justa’”, escribió Francisco en el nuevo elemento más controvertido de la encíclica.

Francisco había comenzado a escribir la encíclica, la tercera de su pontificado, antes de que llegara el coronavirus y su sombrío diagnóstico de una familia humana desmoronándose va mucho más allá de los problemas planteados por el brote. Sin embargo, dijo que la pandemia había confirmado su creencia de que las instituciones políticas y económicas actuales deben reformarse para abordar las necesidades legítimas de las personas más dañadas por el coronavirus.

“Aparte de las diferentes formas en que varios países respondieron a la crisis, su incapacidad para trabajar juntos se hizo bastante evidente”, escribió Francisco.

“Cualquiera que piense que la única lección que aprender fue la necesidad de mejorar lo que ya estábamos haciendo, o de refinar los sistemas y regulaciones existentes, está negando la realidad”.

Pérdida de trabajos

Citó la grave pérdida de millones de puestos de trabajo como resultado del virus como evidencia de la necesidad de que los políticos escuchen a los movimientos populares, sindicatos y grupos marginados y diseñen políticas sociales y económicas más justas.

“La fragilidad de los sistemas mundiales frente a la pandemia ha demostrado que no todo se puede resolver con la libertad de mercado”, escribió.

“Es imperativo contar con una política económica proactiva dirigida a ‘promover una economía que favorezca la diversidad productiva y la creatividad empresarial’ y que permita la creación de puestos de trabajo, y no la reducción”.

Denuncia al populismo

Denunció las políticas populistas que buscan demonizar y aislar, y llamó a una “cultura del encuentro” que promueva el diálogo, la solidaridad y un esfuerzo sincero por trabajar por el bien común.

Como consecuencia de eso, Francisco rechazó el concepto de un derecho absoluto a la propiedad para los individuos, enfatizando en cambio el “propósito social” y el bien común que debe provenir de compartir los recursos de la Tierra. Reiteró su crítica al sistema económico global “perverso”, que dijo que mantiene constantemente a los pobres al margen mientras enriquece a unos pocos, un argumento que expuso con más detalle en su histórica encíclica ambiental de 2015 “Laudato Sii” (Alabado sea).

Rechaza teoría económica del “goteo”

Francisco también rechazó la teoría económica del “goteo”, como lo hizo en la primera declaración de misión importante de su papado, la Evangelii Gaudium de 2013 (La alegría del evangelio), diciendo que simplemente no logra lo que afirma.

“El neoliberalismo simplemente se reproduce a sí mismo recurriendo a teorías mágicas de ‘derrame’ o ‘goteo’, sin usar el nombre, como la única solución a los problemas sociales”, escribió.

“Se aprecia poco el hecho de que el supuesto ‘derrame’ no resuelve la desigualdad que da lugar a nuevas formas de violencia que amenazan el tejido de la sociedad”, dijo.

El biógrafo en inglés de Francisco, Austen Ivereigh, dijo que junto con sus dos predecesores clave, la nueva encíclica equivale a la parte final de un tríptico de enseñanzas papales y bien podría ser la última del pontificado.

Francisco dejó en claro que el texto tenía amplia circulación, imprimió la encíclica en el periódico vaticano L’Osservatore Romano y la distribuyó gratis en la Plaza de San Pedro el domingo para marcar la reanudación de las ediciones impresas luego de una pausa durante el cierre de Covid-19.