OMS reconoce al cansancio laboral como una enfermedad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce por primera vez al “cansancio laboral” como una enfermedad. El organismo anunció que está actualizando su definición de agotamiento en la nueva...
Imagen: Especial

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce por primera vez al “cansancio laboral” como una enfermedad. El organismo anunció que está actualizando su definición de agotamiento en la nueva versión de su manual de enfermedades, la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), que entrará en vigor en enero de 2022.

La nueva definición lo llama “síndrome” y específicamente relaciona el agotamiento con estrés crónico en el trabajo que no se ha manejado con éxito“.

Imagen: unsplash @helloquence

A pesar de informes anterior, la OMS no clasifica el problema como una condición médica. Llama al agotamiento un “fenómeno ocupacional” y lo incluye en un capítulo sobre “factores que influyen en el estado de salud o el contacto con los servicios de salud“. Sin embargo, a partir del 2022, médicos, centros de salud y aseguradoras tratarán dichos síntomas.

Según la OMS, el agotamiento se caracteriza por “pérdida de energía; aumento de cansancio mental en el trabajo, o negativismo relacionado con el trabajo; y reducción de la eficacia profesional“.

El agotamiento también se incluyó en la versión anterior del manual de enfermedades de la OMS, el ICD-10, en la misma categoría que aparece ahora. Pero se definió simplemente como un “estado de agotamiento vital“, escribió Tarik Jasarevic, un portavoz de la OMS.

Una encuesta del Reino Unido, por ejemplo, encontró que casi el 30% de los directores de recursos humanos pensaban que el agotamiento era generalizado en su organización; mientras que un informe reciente de Harvard declaró que el agotamiento de los médicos en Estados Unidos era una crisis de salud pública, lo que podría costar a la economía 4 mil 600 millones de dólares al año.

Dentro de ciertas profesiones esta norma cobrará más relevancia. Lejos de ser una excusa para la pereza, la propia investigación de la OMS sugiere que el agotamiento ocurre cuando las demandas de un trabajo superan con creces las recompensas, el reconocimiento y los tiempos de relajación.

Como resultado, los trabajadores que están agotados a menudo sienten que sus ambiciones, idealismo y sentido de valía están siendo estrangulados lentamente. Las pérdidas por este síndrome no son simplemente financieras, y podrían tener un gran impacto en la salud pública.

Una investigación de sciencealert ha demostrado que el profundo agotamiento emocional y la negatividad provocados por el agotamiento pueden cambiar realmente al cerebro de un trabajador, lo que hace que sea más difícil lidiar con el estrés en el futuro. Los estudios de neuroimagen incluso han encontrado similitudes entre los cerebros de los que sufren traumas en la vida temprana y los que tratan con el agotamiento clínico en la edad adulta.

Imagen: Especial

Si bien estos cambios no siempre son permanentes, afectan negativamente la salud a largo plazo del trabajador. Un gran estudio de casi 9,000 adultos empleados encontró que el agotamiento en el lugar de trabajo era un factor de riesgo significativo para la enfermedad coronaria.

Mientras tanto, otros estudios han encontrado patrones similares para el colesterol alto, diabetes tipo 2, hospitalización debido a un trastorno cardiovascular, dolor musculoesquelético, fatiga prolongada, dolores de cabeza, problemas gastrointestinales, problemas respiratorios, lesiones graves e incluso mortalidad antes de los 45 años.

Y esos son solo los efectos físicos. Los efectos psicológicos del agotamiento incluyen enfermedades como el insomnio, la depresión, el uso de medicamentos psicotrópicos y antidepresivos, la hospitalización por trastornos mentales y los síntomas psicológicos de mala salud.