Los mejores y más polémicos trabajos del mundo

Aunque no lo creas hay profesionales dedicados al ocio
Imagen: Unsplash

Cuando a los niños se les pregunta qué quieren ser de adultos probablemente citen profesiones como astronauta, abogado, futbolista, habrá quien se sienta muy interesado por la fama y el dinero, al final se termina con un empleo entre los millones de oficinistas.

Aunque no lo creas hay profesionales dedicados al ocio por ejemplo hay quien se gana la vida jugando a videojuegos, catando comida o vino. Son profesiones entretenidas, y con las que cuesta un poco menos llevarse el trabajo a casa, lo mejor, que además suelen estar bien retribuidas, aunque por eso mismo, la proporción de candidatos por cada puesto es exageradamente alta.

Te presentamos algunos excéntricos trabajos que pueden hacer felices o, al menos, te harán soñar que algún día accederás a ellos.

Catador de escorts

Hay catadores más allá de lo que podrías pensar. De dulces, de teléfonos móviles, de videojuegos, de vinos, de camas de lujo y sí de sexo servidoras de lujo.

Imagen: Unsplash

Destaca en el ramo el chileno Jamie Rascone, un antiguo DJ, y así como catador se ganaba la vida, como lo explicaba un artículo publicado en la revista Don Juan de Colombia. Cada año a través de sus manos, y en otros lugares, unas 75 mujeres audicionan, aproximadamente, una cada cinco días.

¿Cuál es su función?

Su papel consistía en entrevistar a las chicas que aspiraban a formar parte de la agencia de escorts Vivanco, su labor era comprobar si daban la talla. No debía ser un trabajo muy estresante (y no sólo por lo relajante de la labor).

Probador de productos de lujo

Si te das golpes de pecho y no te gusta el sexo también puedes dedicarte a los productos de lujo en general de gama alta por ejemplo en VeryFirstTo, que pedía altos conocimientos en gastronomía y últimas tendencias tecnológicas, así como “experiencia en el mercado de lujo”. Se debe ser capaz de distinguir un rugido de un Bentley del de un Lexus.

Guardia de isla desierta

Los guardias de seguridad que dedican sus noches a pasear por calles vacías mientras en los edificios que cuidan las familias adineradas se calientan con botellas costosas. Existe el caso de 35 personas que decidieron competir por un trabajo de cuidar la Isla de Hamilton, situada en la Gran Barrera de Coral, al noreste de Australia. Sólo podía quedar uno, y ese fue Ben Southall, de 24 años, que durante seis meses pudo explorar la isla a cambio de 111 mil dólares.

Viajero del mundo

Tyson Mayr, el ganador del premio otorgado por la compañía de viajes Jauntaroo a quién esté dispuesto a viajar por todo el planeta y escribir sobre ello en un blog, a cambio de 100 mil dólares. Mayr debía visitará 50 países, entre los que se encuentran Alemania, Jamaica, las Maldivas o las Bahamas. Lo único que debía tener era estar a gusto viajando a destinos exóticos, estar siempre listo para tuitear y la capacidad para localizar contenido que pueda despertar una sonrisa en los lectores.

Imagen: Unsplash

Dormilón profesional

Un gran porcentaje de la población inicia su día sobresaltado, pero, hay conejillos de indias en experimentos universitarios, aunque en algunos casos, estos se deben a las compañías de colchones y simplemente han de comprobar si los nuevos productos son lo suficientemente cómodos.