Estos son los autos más caros del mundo

Existen autos que, por su diseño y funcionalidad, se posicionan como los más caros del mundo
Fuente: Freepik

Al ver los avances de la industria automotriz, es difícil creer que todo ese desarrollo se ha dado en poco más de 130 años. En el mundo existen autos que, por su diseño y funcionalidad, se posicionan como los más caros a nivel global, te contamos. 

Pagani Zonda HP Barchetta

A un precio de 17.5 millones de dólares, el Pagani Zonda tiene una gran historia en el mundo de los autos deportivos. Su diseño, rendimiento y potencia lo han convertido en leyenda. 

Pagani Zonda HP Barchetta | Fuente: Especial

Los rines de este auto están cubiertos por fibra de carbono y tiene un diseño de carrocería sin techo y casi sin parabrisas. Además, únicamente existen tres ejemplares de este auto en todo el mundo. 

Rolls-Royce Sweptail

Este auto tiene un costo de 13 millones de dólares, es decir, más de 200 mil millones de pesos. Tiene un techo de cristal y el interior está hecho de madera y cuero, por ello su costo es equiparable al de un yate. 

Rolls-Royce Sweptail | Fuente: Especial

Bugatti La Voiture Noire

Inspirado en el legendario Type 57 Atlantic, este exclusivo Bugatti cuesta 12.5 millones de dólares. El auto tiene características del legendario Atlantic y solo existe un ejemplar en el mundo

Bugatti La Voiture Noire | Fuente: Especial

Bugatti Centodieci

A un precio de 9 millones de dólares, este auto sólo está disponible para una decena de conductores. El vehículo rinde tributo al clásico EB110 y es capaz de acelerar de cero a cien kilómetros por hora en 2.4 segundos

Bugatti Centodieci | Fuente: Especial

Bugatti Divo

Con solo catorce ejemplares en todo el mundo, el Bugatti Divo tiene un costo de 5.9 millones de dólares. Su carrocería alargada y aerodinámica permite acelerar a 380 kilómetros por hora y la tracción integral incluye un sistema de control vectorial.

Bugatti Divo | Fuente: Especial

Para más novedades acerca de autos y camionetas, sigue los canales de Oink-Oink.

Publicidad