¿Por qué comprar este pulpo de moda puede afectar a quienes lo necesiten?

La microeconomía nos puede enseñar grandes lecciones sobre los productos de moda
Imagen: Especial

¿Has visto los pulpos reversibles? Son unos peluches que apoyan el desarrollo emocional de los niños con autismo o Asperger. En redes sociales surge la pregunta de si comprar este pulpo de moda si ya estás crecidita(o) puede afectar a quienes lo necesitan.

¿Por qué comprar el pulpo de moda puede afectar a quiénes lo necesitan?

Para pensar en estos temas, necesitamos echar mano de la microeconomía. De manera muy sencilla, tenemos una oferta de un bien escaso (el pulpo) contra un mercado de demandantes, que básicamente son los compradores, tanto los niños que necesitan el producto, como los novios que buscan comprarlo para regalar a sus parejas.

La microeconomía nos dice que para hacer frente a esta asimetría, tenemos los precios como mecanismo de discriminación. Si sube la demanda y permanece la misma oferta, los precios aumentarán. Entonces, por el interés de darle a tu pareja o de querer recibir una de estas piezas, podrías hacer más difícil económicamente que un niño con autismo o asperger tenga un objeto que necesita.

Imagen: Especial

¿Por qué el aumento de precios puede ser benéfico?

Sin embargo, no todo es color negro con el aumento de precios. En primer lugar, si suben los precios, los compradores van a ser más cuidadosos en cómo gastan su dinero. Es decir, tal vez disuada a quien lo compra como un regalo superfluo, y asegura que los niños que lo necesitan puedan seguir comprándolo, pues si los precios no suben, se agotaría más rápido.

En el mediano plazo, los aumentos de precio son una señal que indica a los vendedores de pulpos que pueden obtener ganancias, así que pueden invertir más tiempo o recursos en importarlos o fabricarlos. Con esto, va a haber una mayor oferta, y los vendedores competirán por bajar sus márgenes de ganancia, y con ello, los precios.

Incluso a muy largo plazo esto puede ser altamente benéfico para quienes requieren el producto. Los vendedores no saben cuánto importan sus competidores, y si no se cuidan, podrán inundar el mercado. ¿Te acuerdas de los fidget spinners? Mucha gente invirtió en grandes lotes y los terminó rematando a un precio que ni siquiera era el que pagaron por mayoreo. ¿Te acuerdas de cuando a inicios de la pandemia escaseaban los cubrebocas? ¿Ya viste cuánto cuestan hoy?