Cómo limpiar las monedas antiguas para que te paguen más por ellas

¿Quieres limpiar tus monedas? Sigue esta guía básica
Cuida tus monedas para venderlas al mejor postor | Foto: Unsplash

Cuando tenemos monedas antiguas, es natural que nos preocupemos por su estado de conservación. Sobre todo en la actualidad, cuando la venta de estos objetos metálicos se ha convertido en un negocio bastante lucrativo.

Así que en esta ocasión te daremos algunos consejos para conservar en buenas condiciones tus monedas y medallas, con el fin de que logres hacerles un sitio en el mercado de coleccionistas.

Lo primero que debes considerar antes de poner en venta tus piezas es lo que los expertos en numismática buscan en éstas. Además del valor histórico, simbólico, político, cultural y otras cuestiones, los amantes de las monedas toman en cuenta una cuestión principal: la huella del tiempo.

La huella del tiempo es el elemento favorita de los coleccionistas | Fuente: Unsplash

Es decir que los coleccionistas suelen ofrecer cantidades más altas por objetos de mayor antigüedad. Por supuesto, hay excepciones, pero en general funciona de esa manera.

Así pues, sería un error intentar eliminar las marcas del deterioro natural de un objeto metálico. Remover la pátina, reajustar alguna abolladura, entre otras cosas, sólo lograría disminuir el precio de una moneda.

Entonces, la primera recomendación que debemos hacerte es NO intervenir tus monedas antiguas de ninguna forma: ni limpiarlas, ni arreglarlas para que luzcan como nuevas, pues esto generará, como mencionamos, la depreciación de las mismas.

¡No debes intervenir tus monedas antiguas! | Fuente: Unsplash

No obstante, todos los metales tienen características distintas. En el caso de tener una moneda de plata, entonces sí es necesario interceder para evitar que el óxido dañe por completo la pieza. La oxidación de la plata es ocasionada por el sulfuro de plata. Éste ocasiona que no solo se pierda el brillo del metal, sino también que se genere una capa destructiva que logra acabar con el objeto.

En este caso, la mejor forma de eliminar el óxido es sumergir la moneda en una solución de agua y bicarbonato hasta que la mancha desaparezca. 

Eso sí, se debe tomar en cuenta que en cuanto la marca se desvanezca, hay que retirar la plata de la mezcla, con el propósito de evitar que el brillo excesivo la haga perder su valor, pues los coleccionistas sabrán que ha sido intervenida y esto, en el mercado, no se ve con buenos ojos.

Si quieres más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad