¿Qué necesitas saber si quieres comprar la casa que rentas?

Para muchas personas rentar una propiedad es hacer un gasto sin un beneficio a futuro, pero existe la posibilidad de arrendar una casa o un departamento y después comprar el...
Imagen: Especial

Para muchas personas rentar una propiedad es hacer un gasto sin un beneficio a futuro, pero existe la posibilidad de arrendar una casa o un departamento y después comprar el inmueble, lo que permite que tu dinero mensual se convierta en una inversión.

De acuerdo con el portal Vivianuncios.com, el contrato de arrendamiento con opción de compra es un acuerdo al que llegan tanto el dueño del inmueble como la persona que desea rentarla y comprarla.

Es importante que dentro del contrato de renta este establecido que se va a realizar la transacción de la compra después de un determinado tiempo de uso; además, se debe puntualizar el precio, las condiciones de pago y el porcentaje de las rentas que se destinarán a cubrir el total de la propiedad.

Imagen: Especial

Esto es de lo que debes saber de las casas en renta con opción de compra:

  • Habitarse por tiempo determinado

Cuando se firma el contrato de renta con opción de compra, es importante tener en cuenta cuanto es el tiempo establecido para que el inquilino viva en el inmueble antes de que el propietario libere el derecho de comprarla. Es frecuente que este periodo se acomode a la cantidad de renta mensual que se debe pagar y al avalúo más reciente del departamento o la casa.

Ten en cuenta que estos plazos de tiempo no son cortos, pues generalmente pasan por lo menos cinco años antes de que el dueño libere su compra. Sí puede variar el periodo, dependiendo del acuerdo que se dé entre las dos partes.

  • El arrendamiento puede variar

Si piensas rentar un inmueble, pero darle otro uso, por ejemplo, subarrendarla, como local comercial o casa de vacaciones, debes mencionárselo al dueño del inmueble para que no afecte la futura compra y no existan malos entendidos que te cierren las opciones de una inversión.

Imagen: Especial

  • Establecer la forma de pago

Este es uno de los puntos más importantes para decidir si comprar el inmueble o no, pues existen dos opciones en el contrato: el primero, puede tomar en cuenta las rentas que ya se pagaron y el otro no las toma en cuenta, por lo cual se paga el precio íntegro de la propiedad.

Es importante establecer que la opción que no toma en cuenta las rentas ya pagadas no afecta a la persona que está rentando, pues se puede llegar a un acuerdo con el dueño del inmueble. Ahora, sí se toman en cuenta las rentas pagas se debe determinar el porcentaje de estas para complementar el precio final de la propiedad.

  • Llegar a un acuerdo

La persona que renta debe llegar a un acuerdo con el dueño para definir si mientras habita en la propiedad puede realizar remodelaciones e incluso cambios drásticos al inmueble. También tiene que estar  claro si estos cambios van a reducirse del precio final.

Publicidad