Así ha cambiado el modelo de negocio en las casas de empeño

El modelo de préstamo ha cambiado y ha dejado enterrado los inicios de este “negocio” que datan en Europa en el siglo XV con “modificaciones” en el siglo XVIII. Hoy...
Imagen: Especial

El modelo de préstamo ha cambiado y ha dejado enterrado los inicios de este “negocio” que datan en Europa en el siglo XV con “modificaciones” en el siglo XVIII.

Hoy en día el préstamo ha ido más allá del empeño y el modelo negocio ha evolucionado, así lo dio a conocer Ernesto Piedras, director general The Competitive Intelligence Unit, quien sostiene que “el mercado de segundo o tercer uso de los celulares ha planteado un nuevo modelo de negocio dentro de las casas de empeño, pues muchas veces ya no toman en prenda el bien, sino que terminan adquiriéndolo para poder ponerlo en estantes lo antes posible”.

Imagen: Especial

El especialista explica que el concepto de “empeño” ha pasado a un segundo término y ahora es mucho más sencillo sólo comprar los aparatos electrónicos y ponerlos a la venta en estas casas, dejando a un lado el objetivo de conseguir una ganancia a través de los intereses.

Por su parte, los lugares de empeño más relevantes en nuestro país dan recomendaciones sobre las condiciones y características que deben tener los electrónicos que la persona está por vender y en todas coinciden que los productos deben estar en su caja y en óptimas condiciones.

Imagen: Especial

Los electrónicos más comunes que se pueden encontrar en estos negocios son celulares, tablets, laptops, pantallas, consolas, reproductores de música, minicomponentes y sistemas de bluray. Cabe mencionar que esta práctica pone en riesgos los términos de seguridad, ya que en algunas ocasiones las casas de empeño más pequeñas no piden factura para comprobar que eres el dueño del equipo.

De acuerdo con un estudio de la consultora PwC, en los últimos cinco años, el 42% de las personas que han recurrido a las casas de empeño son los que nacieron entre 1980 y 1990. Esto se debe a dos factores: la falta de bancarización y acceso a préstamos en instituciones bancarias y a una oferta de productos electrónicos muy amplia.

Con información de Expansión