Mirroring, la estrategia de negociación de la que todo el mundo habla

Esta técnica te ayudará con cualquier tipo de negociación
Así funciona el "mirroring" o técnica espejo | Foto: Pexels

Negociar es intentar llegar a un acuerdo entre dos o más partes. Ya sea para concretar una venta o compra, para tomar una decisión conjunta o, en general, para cualquier aspecto de la vida.

En esta ocasión, hablaremos acerca de una estrategia infalible para conseguir los objetivos de negociación que te plantees: el “mirroring”.

También conocida como la técnica espejo, consiste en encausar la negociación hacia tus propios términos. El truco está en elevar el nivel de confianza de la otra parte para que acepte tus condiciones.

Esta técnica de negociación es una de las mejores según los expertos | Foto: Pexels

Como su nombre lo indica, el mirroring se trata de emular el discurso del otro como si fueras un espejo.

Suena complicado, pero no lo es. Solo debes repetir las últimas dos o tres palabras de las frases y sentencias que tu interlocutor enuncie, con la finalidad de demostrar un interés genuino en la propia negociación y en los términos establecidos por la otra parte.

Según los expertos, cuando repites lo que la otra persona dice, demuestras curiosidad por sus palabras, esto desemboca en el aumento de confianza.

A su vez, el incremento de confianza genera que la otra parte hable más y te entregue mayor información (positiva o negativa) respecto al asunto que estén negociando.

El aumento de confianza promete una mejor negociación | Foto: Pexels

Por ejemplo:

  • Fíjate que necesito un préstamo.
  • ¿Un préstamo?
  • Sí, tengo que pagar mi tarjeta de crédito y me quedé sin dinero.
  • ¿Te quedaste sin dinero?
  • Es que me lo gasté todo el fin de semana.
  • ¡Te entiendo! Yo también me lo gasté todo…

Como ves, primero se aplicó la técnica espejo para extraer información y demostrar curiosidad genuina. Al final, la negociación concluyó en buenos términos sin necesidad de realizar el préstamo requerido. Por supuesto, se supone que en este caso el negociante que usa el mirroring no quiere prestar su dinero.

Esta estrategia, como mencionamos al inicio, funciona para cualquier aspecto de la vida. Al final, se trata de hacer que la otra parte se entregue por completo y seas tú el que tome la decisión final.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad