Millennials sin hijos detonan el mercado de las mascotas

Cuando no tienes hijos, un perro es realmente un miembro de la familia. Es más no te ves sin perros en tu vida. Un estudio de Mintel resalta un punto...
Imagen: Instagram @paseando_perrhijos

Cuando no tienes hijos, un perro es realmente un miembro de la familia. Es más no te ves sin perros en tu vida.

Un estudio de Mintel resalta un punto distintivo, la edad del primer niño entre los jóvenes millennials está en fuerte declive, al igual que la compra de bienes raíces y eligen en cambio tener un animal, donde la generación anterior se casaba y se convertía en un propietario de inmuebles a una edad mucho más joven.

Los hombres, en particular, no quieren tener hijos a los veinte o treinta años. Según el estudio citado anteriormente, el 71% de los hombres encuestados, entre los 18 y 34 años, tienen perros (en comparación con el 62% de las mujeres), mientras que el 48% tienen gatos (en comparación con el 35% de los hombres).

Los jóvenes en la actualidad también tienen menos probabilidades de casarse que sus predecesores hace 50 años. Un vistazo rápido a las redes sociales será suficiente para atestiguar: los amantes de los gatos y los perros también publican innumerables imágenes de sus animales, como padres jóvenes con su bebé chiqueado.

Instagram y Facebook están invadidos por imágenes virales sobre el tema donde se muestran a los jóvenes apapachando a sus animales de compañía como a sus nenes. La naturaleza viral de estas imágenes ilustra cómo cada vez más personas jóvenes y no tan jóvenes se identifican con este modelo.

Entre los encuestados para el estudio de Mintel, el 76% de los encuestados dijo que preferirían comprar artículos a sus mascotas, como ropa o juguetes, que comprar pequeños placeres.

Dicha idea se refuerza en el estudio de Edge by Ascential en el que se prevé que, en América del Norte, el mercado de mascotas aumente su valor de 225 a 281 mil millones de dólares para 2023.

Asimismo, un estudio de Atlantia Research, detalló que en el año 2000, los nacimientos de bebés se contrajo 17% y la adquisición de perros se elevó 20%.

Las consecuencias de este comportamiento son claras los consumidores retrasan o rechazan la idea de tener hijos y prefieren cada vez más una mascota y están detonando el mercado de las mascotas como indica la firma Gale al asegurar 4 de cada 10 millennials ven a los animales de compañía como bebés de práctica.