Mi novia me cortó después de pedirme mi SCORE CREDITICIO

Caras vemos, Score Crediticio no sabemos...
El Score Crediticio puede arruinar relaciones amorosas | Foto: Pixabay

Cuando estaba yo en mis años mozos, entrando a los veinte, obtuve mi primera tarjeta de crédito. No tenía una línea tan alta: si no mal recuerdo, no superaba los 10 mil pesos. Por supuesto, mi inexperiencia me llevó a llevarme entre las patas mi Score Crediticio.

Total, me dieron la tarjeta y sentí que traía miles de pesos en la cartera. Nunca consideré que el crédito es un préstamo y no una extensión de ingresos.

Así que corrí a comprarme unos tenis, pantalones e incluso me compré el más reciente FIFA (que hoy ya es más viejo que mis calcetines). Terminé gastándome todo el crédito en un par de semanas y, como era de esperarse, luego se vino lo difícil cuando llegó el momento de pagar.

Así fue como llevé al límite mi tarjeta de crédito | Foto: Pixabay

Seguramente ya se imaginan lo que sigue… No pude con la deuda y tuve que aplicar el viejo arte del ghosting. Dejé de contestar llamadas del banco y le dije a mi familia que si alguien me buscaba por teléfono dijeran que yo me había ido a vivir a Hawai o que había pasado a mejor vida.

Según yo, me había librado de las consecuencias y la anécdota quedaría en el pasado. Sin embargo, el destino (o el karma) me tenía preparada una sorpresa.

Unos meses después comencé a salir con una chica (era mayor que yo por un par de años) y me sentí súper enamorado. Todo iba bien, salíamos los fines de semana, nos escribíamos todas las noches…

Tuve que hacerle ghosting al banco | Foto: Pexels

Luego formalizamos las cosas: 

¿Quieres ser mi novia?

– Sí… pero, ¿puedo pedirte un favor?

– ¡Claro!

¿Te late si revisamos nuestro Score Crediticio?

Ya sé, es la petición más extraña del mundo. Pero yo ni siquiera sabía qué era eso así que accedí luego luego. Ella me dijo que había leído en algún sitio de internet que el Score Crediticio era mejor que los horóscopos para saber la compatibilidad de las personas.

Yo hasta me emocioné, porque estaba seguro de que éramos el uno para el otro. Para no hacer el cuento largo, buscamos señal de internet y bajamos mi Score desde la página de Buró de Crédito.

Tener un tache rojo en el Score Crediticio significa que hay un atraso mayor a 90 días o una deuda sin recuperar | Foto: Unsplash

En el historial, en grande, aparecía un tache en rojo (es decir, atraso mayor a 90 días o deuda sin recuperar)… Solté una risilla nerviosa, pero no pensé que hubiera problema.

Ella tenía su Score en su celular y me lo enseñó: tenía al menos tres registros (dos tarjetas de crédito y una cuenta de SKY) y todos tenían una palomita en verde (cuenta al corriente).

Entonces me dijo:

Esto quiere decir que no eres responsable o que te cuesta trabajo cumplir con los compromisos. Yo creo que mejor no debemos andar…

El resto es historia. Me quedé soltero y no volví a saber de ella. Yo soy Leo y ella es Acuario, pensé que éramos signos compatibles. Pero jamás consideré que el Score Crediticio tendría mayor peso que los astros. Ya ni modo.

Si quieres conocer más historias como esta, síguenos en Oink-Oink.

ANUNCIO