¿Está México entrando en una recesión económica? Esto dicen los especialistas

Te explicamos qué es una recesión técnica y por qué los especialistas aseguran que México está entrando en una.
Redacción Oink Oink ?
Imagen: Especial

Entre los especialistas del Banco de México y de las instituciones financieras nacionales e internacionales ya se comenzó a hablar de que la economía mexicana está entrando en una recesión técnica. Es decir, a partir de los datos disponibles y de las proyecciones, sostienen que hay una tendencia que indica que la economía está decreciendo.

Hasta el momento, el Banco de México se ha mostrado más cauteloso respecto a la recesión, ya que solo lo ha manejado como un riesgo latente. No obstante, el banco central sí observa una desaceleración importante de la economía mexicana, de hecho, en la minuta publicada el día de hoy, un miembro de la Junta de Gobierno señaló que los datos disponibles hasta el momento ya sugieren que estamos en una “pequeña recesión”.

Las instituciones financieras por su parte son mucho más pesimistas y aseguran que la economía mexicana ya se encuentra en una recesión técnica. Específicamente el equipo económico de Bank of America Marrill Lynch (BofA MLynch) asegura que México se encuentra ya en una recesión técnica.

Imagen: Especial

Esto lo sostienen a partir de los datos oficiales disponibles y de sus modelos económicos, los cuales, según ellos muestran, que para el segundo trimestre de este año también habrá una contracción en el Producto Interno Bruto (PIB), para este cálculo, tomaron en cuenta las cifras preliminares de actividad industrial y de servicios, las cuales muestran, sobre todo en el mes de abril, un debilitamiento importante.

No hay que minimizar los modelos económicos de BofA, ya que esta corredora fue una de las principales instituciones financieras que anticiparon la gran recesión de 2008.

¿Qué es una recesión técnica?

Es muy sencillo: se habla de una recesión técnica cuando en dos trimestres seguidos se presenta una contracción en el crecimiento del PIB, es decir, que la economía crece menos de un trimestre a otro, dos veces consecutivas. En el caso de México, en el primer trimestre de 2019 la economía se contrajo 0.2% respecto al último trimestre de 2018, en ese sentido, si el 31 de julio, las cifras del INEGI de crecimiento del PIB indican una contracción, estaremos oficialmente en una recesión técnica.

¿Qué consecuencias tendría entrar en recesión?

De entrada una desaceleración económica tiene consecuencias inmediatas como, menos empleos y menos recaudación fiscal, es decir, afecta tanto al gobierno, como a las empresas y los trabajadores. Sin embargo, en el caso de México nos enfrentamos a riesgos adicionales que tienen que ver con la confianza de los mercados, el principal de ellos se llama Pemex y su informe financiero, el cual si no tiene credibilidad en los mercados va a generar que Moody’s y S&P acompañen a Fitch y bajen la calificación soberana de Pemex a grado especulativo.

Imagen: Especial

Si esto sucede el gobierno mexicano tendría que aumentar el gasto público, no solo para buscar activar la economía, sino para evitar que la deuda de Pemex contagie a la deuda mexicana y las finanzas públicas del país se deterioren por los costos financieros. El problema es que no hay mucho margen de maniobra en el presupuesto, a menos que se busque generar endeudamiento o nuevos impuestos.

¿Recesión es lo mismo que crisis?

No, la recesión es una desaceleración que es posible corregir con más gasto público, la crisis por el contrario incluye una desestabilización del sistema económico y financiero a nivel micro y macroeconómico. Así que no se preocupen,  la recesión no significa un colapso de la economía.

Con información de El Economista