¿Me pueden negar un trabajo por tener tatuajes?

La lucha contra los prejuicios aún tiene mucho camino que recorrer
La relación entre el trabajo y los tatuajes sigue siendo complicada | Foto: Unsplash

En pleno siglo XXI, sigue existiendo un prejuicio contra las personas con tatuajes. De hecho, el asunto es tan serio que incluso hay empresas que pueden negarte un trabajo por esta razón.

Pero, ¿cómo defenderse ante este tipo de situaciones?  La Declaración Universal de los Derechos Humanos hace referencia al derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Esto quiere decir que cualquier individuo puede ser y actuar de la manera que elija, siempre que no vulnere la dignidad de otros o el orden público.

El libre desarrollo de la personalidad es un Derecho Humano | Foto: Unsplash

Por si fuera poco, el artículo 133 de la Ley Federal del Trabajo establece que: “queda prohibido a los patrones y a sus representantes negarse a aceptar trabajadores por razón de origen étnico o nacional, género, edad, discapacidad, condición social, condiciones de salud, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otro criterio que pueda dar lugar a un acto discriminatorio”.

Así pues, si te niegan el trabajo o te despiden por tener tatuajes, están incurriendo en un acto de discriminación, por lo cual puedes denunciar lo ocurrido ante la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) o acudir al Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred).

No obstante, debemos aclarar que el asunto solo procede en caso de manifestación expresa. Es decir, que se haya declarado abiertamente que el rechazo responde a los tatuajes del trabajador.

La Ley Federal del Trabajo te protege contra la discriminación | Foto: Unsplash

En muchas empresas se recurre a ocultar los motivos: “nosotros te hablamos”, “hubo otro candidato con mejores aptitudes para el puesto”, entre otras frases.

Si esto ocurre, no habrá manera de comprobar que te negaron el puesto a causa de tus tatuajes.

Sin duda, la lucha contra la discriminación y los prejuicios aún tiene mucho camino que recorrer.

Si quieres conocer más información como ésta, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad