Llegó el fin de la producción del “vocho”

Volkswagen y la industria automotriz están de luto, el fin de la producción del último modelo del “vocho” en la planta de Puebla, México, llegó. El Escarabajo ha sido el...
Imagen: Especial

Volkswagen y la industria automotriz están de luto, el fin de la producción del último modelo del “vocho” en la planta de Puebla, México, llegó.

El Escarabajo ha sido el símbolo de muchas cosas en las ocho décadas que lleva en existencia, (inicio en 1938) desde ser parte del episodio más oscuro de Alemania como parte de un proyecto de los nazis hasta el amanecer, en el mismo país, con el renacimiento económico de la posguerra y el ascenso de la clase media.

Imagen: Especial

La historia del “vocho” no sólo se centra en un país, pues también estuvo presente en Estados Unidos, en la década de los 60 como un símbolo de la contracultura y se convirtió en un parteaguas en cuestión de diseño.

El diseño original de este auto es con una silueta redondeada, con capacidad para cuatro o cinco personas, con un parabrisas casi vertical y el motor en la parte trasera. Su inicio se remonta a los tiempos del ingeniero Ferdinand Porsche, quien fue contratado para volver un hecho el proyecto de Adolf Hitler.

Imagen: Especial

Para 1955 se estaba vendiendo el millonésimo “vocho”, el cual fue fabricado en Woflsburgo, Alemania, producción que se vio interrumpida en 1978 ante la popularidad de nuevos modelos como el Golf, pero eso no impidió el ritmo que se llevaba en México desde 1967 hasta 2003.

Imagen: Especial

En nuestro país el Escarabajo fue bautizado como “vocho” y pasó a ser el “carro del pueblo” de los mexicanos, fabricado por mexicanos. El último modelo de este icónico automóvil se dio en 1998, cuando el nuevo “vochito” revolucionó el viejo al renovar con un chasis modificado y que tenía muchas semejanzas con el Golf.

Con información de Excélsior