Te explicamos qué son las Listas Negras del SAT

Redacción Oink-Oink
Imagen: Especial

El portal Mysuitmex.com explica que las Listas Negras del Servicio de Administración Tributaria (SAT) son aquellas que tienen información de los contribuyentes que presuntamente brindan un servicio simulado, están catalogados como inexistentes y que no cuentan con las herramientas para trabajar (Art. 69-B) o que tienen algún adeudo fiscal.

Es importante mencionar que las Listas Negras del SAT son archivos que se actualizan cada cierto tiempo, es posible que una empresa o contribuyente aparezca, aunque esté al “corriente” o bien, que no esté en estos documentos, pero sí tenga algún supuesto pendiente.

Imagen: Especial

Pero, ¿qué pasa si contratas un servicio y te das cuenta que la compañía aparece en las listas negras del SAT?

Puedes acudir a la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON) para realizar una consulta de manera oficial, además, es posible realizar una aclaración o “defensa” sobre este problema ante la autoridad fiscal, para demostrar la materialidad del servicio.

En la PRODECON recomiendan que se levante la aclaración en un lapso de 30 días, pero en caso de que ya haya pasado este periodo de tiempo, pueden acudir ante el SAT para presentar la información necesaria y comprobar que no se ha cometido un delito y que la empresa contrataste se encuentra en la Lista Negra. Ojo, es importante mencionar que no es seguro que se acepte el la “defensa”, pero hay dos opciones.

Imagen: Especial

  • Dejar sin efectos fiscales las operaciones realizadas con la empresa proveedora que aparece en la lista negra y, para ello, deberán pagar los impuestos que dedujeron con las facturas recibidas de ese proveedor (más los recargos acumulados).

Con esta opción se tendrá que presentar declaraciones complementarias por los periodos de tiempo en los que se hicieron los trabajos. Además, se tendrá que cubrir una cifra, bastante elevada, de impuestos y recargos.

  • Presentar la información ante la autoridad para demostrar que la operación realizada fue real y totalmente en regla.

Con esta opción, si fallaran a su favor, no se tendría que pagar nada; pero si fallan en su contra, no habría forma de evitar que la autoridad (en una auditoría) los considere como “cómplices” del proveedor catalogado por la misma como EFOS. Es importante mencionar que las consecuencias pueden ser más graves que en la primera opción.

Es importante considerar, tomarse el tiempo y buscar la situación en la que está la empresa que piensas contratar, pues al pedir un servicio de determinada compañía sin conocer sus antecedentes te puede hacer parte del delito.