¿Por qué la langosta es uno de los platillos más costosos del mundo?

El costo mínimo en México es de mil pesos por kilo, dependiendo del lugar en donde se consuma
Imagen: Unsplash

La langosta se encuentra entre los platillos más costosos que pueden ofrecerse en un restaurante. Te decimos cuál es la razón de que su precio sea alto y como en el pasado era considerada un “alimento para pobres”.

Te recomendamos: Subastan la dieta secreta de Maximiliano y Carlota en 20 mil pesos

En el Siglo XIX, algunos pescadores encontraron a miles de langostas en las costas de Canadá y Nueva Inglaterra. Era tanta su presencia que eran consideradas como ‘cucarachas de mar’ porque pensaban que eran una plaga. Por eso, comenzaron a darlas como alimento tanto para los niños y la servidumbre, como para los presos, las vacas y los cerdos. Por este motivo, se decía que las langostas eran únicamente el alimento ‘para pobres’.

Imagen: Unsplash

Después, a finales del Siglo XIX, la llegada de la primera fábrica de enlatados en Maine, Estados Unidos, hizo que comenzaran a enlatar la langosta debido a que era un producto barato y de fácil alcance.

De repente se ideó ofrecer la langosta como un platillo exclusivo, lo cual maravilló a los comensales por su sabor, además de su presentación, servían la langosta en platos de porcelana para que se viera un platillo muy lujoso. Con esto, la demanda de la langosta fue cada vez más alta, menciona Dinero en Imagen.

Tal fue el éxito entre los turistas que viajaban en el ferrocarril, que la recomendación del ‘lujoso y exclusivo’ platillo de Estados Unidos, llegó a oídos de las personas en Inglaterra, quiénes empezaron a solicitar que llevaran las langostas a este país y así fue como se popularizó como un platillo único.

Debido a esto, los costos de la langosta llegaron a superar por mucho su costo real, y de pasar a ser ‘comida para pobres’, pasó a ser un platillo caro y que los ricos sólo podían acceder a él.

Imagen: Especial

En la actualidad, el costo de la langosta puede variar, pero el costo mínimo en México es de mil pesos por kilo, dependiendo del lugar en donde se consuma y la cantidad.