La verdad detrás de los mitos sobre el Buró de crédito

Ya no temblarás al escuchar "Buró de Crédito"
Imagen: Especial

A los mexicanos nos preocupa que nuestro nombre pueda parecer en la lista del Buró de Crédito. “Estar en Buró” representa algo malo que mancha nuestro nombre y nos posiciona en una lista de personas que no cumplen con los pagos de sus créditos puntualmente, pero esta creencia es errónea.

Como este, existen varios mitos alrededor de esta institución financiera, te contamos los más comunes.

¿Es malo estas en Buró de Crédito?

No es ni bueno ni malo aparecer en el Buró. Que tu nombre salga en esta lista representa únicamente que has sido sujeto de un crédito. Por lo tanto, decir que “estas en el buró de crédito” como algo malo, es erróneo ya que toda persona que haya solicitado un crédito aparece en el él, pague puntualmente o no.

¿Alguna vez desparecerán mis deudas del Buró?

El registro crediticio con adeudos de un usuario se borra del Buró, dependiendo del tiempo y el monto que se debe. Esto no quiere decir que no pagar tus deudas sea la mejor opción ni exhortamos a qué se haga. El que tu información se haya borrado del historial, no garantiza que el otorgante perdone el adeudo.

¿Cuándo desaparece mi información del Buró?

Estar en el Buró permite que las instituciones financieras puedan siempre contar con el historial de las personas que solicitan préstamos. Al momento de obtener un crédito, tu nombre quedará vigente en la institución, lo que desaparece con el tiempo son algunos adeudos dependiendo del tiempo y la cantidad que se debe.

Imagen: Especial

¿Puedo obtener un préstamo sin aparecer en el Buró?

Las entidades reguladas en el sistema financiero mexicano son quienes, por lo general, otorgan los prestamos y estas entidades informan al Buró de Crédito, así que es poco probable que no se genere información sobre un préstamo.

¿El Buró niega o autoriza mis prestamos?

Ninguno. Esta entidad únicamente lleva un registro del comportamiento crediticio de las personas y lo comparte con las entidades financieras. Estas son quienes deciden si autorizan o no un préstamo con base a la información proporcionada por del Buró.