La criptomoneda que se desplomó y está inspirada en el Jugo del Calamar

Esta criptomoneda inspirada en el Juego del Calamar cayó de 3 mil dólares a cero. Descubre lo que pasó.
Poco a poco el precio de esta criptomoneda aumentó drásticamente . | Foto: Unsplash

Hace unos días la criptomoneda SQUID, inspirada en la famosa serie coreana de Netflix, el Juego del Calamar fue lanzada a un valor de 0.01 y en cuestión de 72 horas el token se elevó a 4.42 dólares.

Poco a poco el precio de esta criptomoneda aumentó drásticamente para el 1 de noviembre con 2 mil 856.64 dólares a las 3:35 am, pero fue cuestión de minutos para que su valor cayera a un 0.0007 a las 3:40.

Poco a poco el precio de esta criptomoneda aumentó drásticamente . | Foto: Unsplash

Se especula que los fundadores anónimos desconectaron el token y huyeron con las ganancias de las personas que invirtieron en la moneda. 

De igual forma, el sitio web del token se encuentra fuera de línea y durante el fin de semana CoinMarketCap reportó que los usuarios no podrán venderlo en Pancakeswap y no será posible al menos dentro de tres años.

En pocas palabras, no se pudo hacer algo al respecto para proteger su inversión.

No fue posible proteger la inversión de miles de personas. | Foto: Unsplash

¿Qué más se sabe del caso?

A este suceso se le llama rug pull (tirón de alfombra). Esto ocurre cuando los desarrolladores cobran este tipo de monedas por dinero real, agotan el fondo que no puede sostener el valor.

A parte de esta criptomoneda, los fundadores también crearon Marbles, un activo que se podía ganar en un juego con temática parecida a la de la serie.  

A este suceso se le llama “tirón de alfombra”. | Foto: Especial

Los ganadores podían tener acceso a sus SQUID para venderlas en el mercado abierto. Aunque después de lo ocurrido, los participantes no pudieron obtener acceso para recuperar su dinero.

Existen algunas señales para que los inversores se dieran cuenta de la estafa, pues la persona involucrada en el CEO y otros ejecutivos del juego, no aparecían en redes sociales a pesar de mostrar un nombre y asegurar que contaban con años de experiencia.

Actualmente este es uno de los primeros casos de fraude en el que se recurre al recurso de la cultura pop para atraer gente y robar su dinero.

Si quieres obtener más información como esta, visita las redes de Oink Oink.

Publicidad