Este juego de mesa le enseñó de negocios a Mark Zuckerberg y Reid Hoffman

Además es un juego muy popular entre otros famosos
Imagen: Especial

En una entrevista para el Financial Times, Reid Hoffman, el cofundador de LinkedIn, declaró que una de sus inspiraciones para los negocios provenía de los juegos de mesa. Algo que puede parecer muy raro para la mayoría de nosotros, pero que se está volviendo una tendencia entre los emprendedores. Cada vez más personas de alto nivel en el mundo empresarial ven a los juegos de mesa como un entrenamiento para el desarrollo de sus empresas, según información de Entrepreneur.

Imagen: Especial

“Una de las razones por las que está cobrando nuevo auge y éxito los juegos de mesa, es que la tecnología ha obligado a las personas a aislarnos cada vez más, e interactuar a través de un dispositivo. Sin embargo, los seres humanos llevamos en la esencia el gusto por relacionarnos más personalmente”, dijo el country manager de Devir México, Vesselin Reynov, empresa dedicada a la distribución de juegos de mesa.

Catan es uno de estos juegos que sobresale al resto. No sólo porque se ha vuelto muy popular entre muchas personas, sino también porque cada vez más famosos y empresarios lo citan como una herramienta importante.

“Es un juego que ha ganado muchos adeptos. Hoffman se refiere a este como el juego de mesa del emprendimiento, pero también cuenta con otros fans igualmente famosos como Mark Zuckerberg, quien se ha declarado un gran admirador del juego junto con su esposa”, señaló Reynov.

Catan es un juego que empuja a los jugadores a pensar estratégicamente y a aprender a negociar. Dos habilidades que se vuelven fundamentales en los negocios. El objetivo del juego es colonizar una isla desierta, a través de la producción e intercambio de recursos.

Imagen: Especial

“Los jugadores (al menos tres) van construyendo ciertos elementos: carreteras, pueblos, ciudades. Mientras más construya, más puntos podrá obtener, y quien llegue a las 10 unidades es el que gana”, explica Reynov.

Además agrega: “La falta de recursos para negociar provoca que el momento no siempre esté a tu favor y genera una rivalidad sana en la mesa. La competencia se intensifica, pero al mismo tiempo debes pensar en la colaboración con los demás jugadores”.

En ese sentido, aunque la meta del juego es ganarle a los otros. Es muy difícil ganar, sino colaboras con el resto de tus competidores. El juego fue creado por Klaus Teuber en 1995.