¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Por estas razones México no se beneficiará económicamente del conflicto Irán-EE.UU.

Continúa la incertidumbre internacional y el temor del inicio de una confrontación bélica
Redacción Oink Oink
Enfrentamiento entre los líderes de Estados Unidos e Irán (Imagen: Especial)

El 2020 comenzó con el asesinato del comandante iraní Qasem Soleimani por parte del gobierno de Estados Unidos. Esta acción generó incertidumbre internacional y hasta el temor del inicio de la tercera guerra mundial.

Te recomendamos: Precio del petróleo aumenta tras la muerte de líder iraní

Mientras los gobiernos de Estados Unidos e Irán continúan con el intercambio de amenazas tras el asesinato del comandante iraní Qasem Soleimani por parte de la administración de Donald Trump. Esta acción generó incertidumbre internacional y hasta el temor del inicio de la tercera guerra mundial.

Barriles de petróleo (Imagen: Unsplash)

El mercado energético registró un incremento en los precios del petróleo crudo, particularmente del Brent y WTI, de al menos 4% en los primeros días del año.

Hasta el momento no existe un impacto directo en la oferta mundial de crudo tras el ataque.

La mezcla mexicana de petróleo crudo, que también ha mostrado incrementos de 4% en los últimos días, en el mediano plazo es poco probable que se invierta la tendencia decreciente en su precio, solo hay incertidumbre, pero no volatilidad ni un cambio de rumbo.

Incluso la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) estimó que la demanda de crudo cayó el año pasado por primera vez desde 2009, aunque solo en 90 mil barriles diarios, derivado de la lenta actividad de refinación.

Pero si la incertidumbre se convirtiera en volatilidad derivado de una guerra entre ambos países y el precio del petróleo se disparará, cualquier posible beneficio para nuestro país por la comercialización de crudo, particularmente mayores ingresos petroleros a las arcas públicas, sería nulo en el costo de las importaciones de gasolina y diésel, que aún representan más del 60% de la oferta nacional, explica Forbes.

Bandera de Estados Unidos (Imagen: Especial)

Dadas las políticas del gobierno sobre el control de precios de combustibles, esta administración se vería obligada a recortar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los combustibles.