¿Qué es la ‘economía rosa’ y por qué es un mercado tan poderoso?

La 'economía rosa' ha transformado la publicidad y el modelo de negocio de muchas empresas
Imagen: Especial

El capitalismo rosa, también conocido como dinero rosado o economía rosa es un término popular para describir este fenómeno socioeconómico y de mercado que incluye a gays/ lesbianas y/ o personas con otra orientación sexual no convencional a la economía de mercado.

El poder económico de los homosexuales marca un cambio desde la era del SIDA, que había estigmatizado y unificado a la vez a hombres y mujeres homosexuales, hacia un panorama posterior al sida en el que el énfasis estaba en la comunidad y la familia.

¿Cómo surge la economía rosa?

Desde mediados de la década de 1960 en Estados Unidos, ha habido un cambio documentado en la práctica del marketing. Desde enfocarse en el mercado masivo convencional hasta incluir un nicho de mercado más especializado.

Las empresas y los vendedores comenzaron a buscar más clientes potenciales “alternativos”. En estas circunstancias surgió el capitalismo rosado, marcando un “nuevo” mercado compuesto por gays y lesbianas, y personas con orientación sexual no hetereo, conocido como LGBTQ.

“Era nuevo porque había sido ignorado previamente, consciente o inconscientemente por la sociedad, las empresas y los medios de comunicación”, asegura Lorenzo Junzuan Ye, de la Universitat de Barcelona en su ensayo “Capitalismo rosa”.

En la actualidad, los anunciantes todavía acuden a revistas de estilo de vida gay que buscan encontrar gastadores homosexuales, pero cada vez más ven a la audiencia como hombres con necesidades e intereses similares a otros hombres, pero con más ingresos disponibles.

“Los hombres homosexuales viajarán más a menudo, pasarán más tiempo fuera de casa y prestarán más atención al diseño y la moda del hogar”, dice Bob Witeck, director ejecutivo de Witeck Communications para el Financial Times, que se especializa en analizar a los homosexuales. y mercado lésbico.

Nada de esto significa que los hombres y mujeres homosexuales ganen más dinero, solo que toman diferentes decisiones de gasto, sobre todo porque muchos hombres homosexuales en particular no tendrán hijos.

“Estoy convencido en los últimos 20 años de que el mito de la riqueza gay es exactamente eso”, dice Witeck. “No hay evidencia empírica, ya sea en estudios de mercado o investigación demográfica, que sugiera que las personas LGBT [lesbianas, gays, bisexuales y transgénero] ganen más que otras”.

Witeck sugiere que muchos homosexuales pueden terminar en carreras menos gratificantes simplemente porque resultan más seguras y acogedoras. A pesar de todos los avances, todavía hay un límite en la medida en que un empleado gay o lesbiana puede elevarse en gran parte de las empresas estadounidenses.

¿Qué ocurre en la actualidad con la economía rosa?

La ‘economía rosa’ cada vez es más fuerte, no solo porque cada vez más empresas se han especializado en satisfacer las necesidades de la comunidad LGBT+ o simplemente se han sumado a este mercado ampliando su oferta, sino también porque esta comunidad ha incrementado fuertemente su poder adquisitivo y, por tanto ha generado nuevos hábitos de consumo; esta capacidad de compra se conoce como ‘dinero rosa’.

La ‘economía rosa’ ha transformado completamente el mercado, ya que transformó completamente la oferta de ciertos productos, la publicidad y el modelo de negocio de muchas empresas. De hecho, en Estados Unidos y Europa hay una correlación entre en crecimiento de la ‘economía rosa’ y el incremento de la demanda de productos de lujo y de servicios premium, ya que se estima que esta comunidad gasta 15% más que los heterosexuales.

Imagen: Especial

Se dice que el crecimiento del poder adquisitivo se ha dado porque las parejas de la comunidad LGBT+, normalmente no tienen hijos y ambos miembros de la familia aportan ingresos al hogar. Esto le da un ingreso de 10 a 15% más en su hogar, lo que les permite consumir bienes y servicios más costosos, como restaurantes de lujo, ropa cara, paquetes vacacionales premium, entre otras cosas.

El mercado rosa en México

Para darnos una idea de cuánto gasta esta comunidad, según datos de 2017 recabados por Forbes, solo en México, el ‘mercado rosa’ generó 65 mil millones de dólares en consumo, esto es más de un billón de pesos. En Estados Unidos el ‘mercado rosa’ es aun más grande, datos del mismo año indican que el poder adquisitivo de la comunidad LGBT+ se estima que era de 917 mil millones de dólares y que para 2018 pasó de 1 billón de dólares. 

En términos absolutos, la capacidad de compra de la comunidad LGBT+ en 2018 fue de 3.6 billones de dólares, esto según datos de LGBT Capital. Esto es una cifra mucho mayor al del PIB de la mayoría de  las economías del mundo, de hecho, si la comunidad LGBT+ fuera un país, sería la quinta economía del mundo.

En el caso de México, la ‘economía rosa’ está conformada por alrededor de 9 millones de personas, los cuales aportan más de 80 mil millones de dólares al PIB de México. Solo en el sector turístico mexicano, el ‘mercado rosa’ representó mil 400 millones de dólares en 2017.

Imagen: Especial

Para muchos analistas, la ‘economía rosa’ podría ir creciendo mucho más conforme se incrementen los derechos de la comunidad LGBT+, ya que requerirán nuevos tipos de servicios, como pólizas de seguro conyugales, seguros de vida y de gastos médicos que incluyan al matrimonio. Es decir, en el sector financiero hay un nicho de oportunidad muy importante relacionado a esta comunidad, el cual podría aumentar se se garantizaran a plenitud sus derechos.

De hecho, expertos consultados por El Universal calculan que hay una relación entre el PIB y los derechos de la comunidad LGBT+, estiman que en cualquier país del mundo, por cada derecho ganado de esta comunidad el PIB per capita se incrementa 400 dólares, no obstante, cuando se trata de una legislación esto se multiplica por 3, es decir, pasa a mil 200 dólares.

Pero ojo: el ‘mercado rosa’ no se trata de productos conmemorativos de la comunidad LGBT+, no, son productos que satisfacen la demanda y las necesidades de la comunidad. Así que el ‘mercado rosa’ no se trata de productos con el símbolo del arcoíris, sino bienes y servicios dirigidos a los hábitos de consumo de esta comunidad.