Esto roban los huéspedes de hoteles 5 estrellas

En lo más alto de la lista están las toallas y percheros que caben en las maletas
Lujos en una habitación de hotel (Imagen: Especial)

En un hotel de cinco estrellas no suele faltarle nada y su equipamiento de las instalaciones y habitaciones muestran lujo.

El personal de estos establecimientos suele ser muy servicial y atento. Lo mismo si se requiere una plancha o un adaptador de enchufes, una toalla extra.

Fachada de un hotel (Imagen: Especial)

Los clientes al desocupar la habitación deberían entregarla con todos los objetos que contribuyeron a su momento de relajación.

Sin embargo, muchas veces no sucede así. En una encuesta se le preguntó a mil 157 hoteleros cuáles fueron los artículos más robados en sus establecimientos.

En la lista hay jabones, plumas, pero también otros objetos que, seguramente, te sorprenderán.

En lo más alto de la lista están las toallas y percheros que logran caber en las maletas.

Entre los artículos más extraños que se roban los clientes son las baterías del control remoto, los cuadros de la pared y las cobijas.

La encuesta puso al descubierto objetos cotidianos que parecen impensable robarse pero hay clientes que lo hacen como hurtar asientos de inodoro y tuberías con esto demuestran su habilidad de “ser buenos con la uña”.

También de las habitaciones desaparecieron el cabezal de una ducha de baño, un hidromasaje, una tubería de desagüe o incluso un lavabo completo.

Esto deja al descubierto la pericia inusual de los ladrones por desmantelar todo el equipo de sonido de un bar y lo cargaron en su automóvil antes de partir.

En Italia se reportó el robo de una de los objetos más complicados de esconder, un piano de cola.

La forma exacta en que los artículos voluminosos desaparecen sigue siendo un misterio para los hoteleros.

Cuando uno se pregunta por los robos de este tipo, algunos hoteles explicaron que ocurren en mitad de la noche y que los ladrones usan elevadores que conducen directamente al estacionamiento subterráneo.

Otro de los robos más desconcertantes fue el de los bancos interiores de una sauna de madera en un hotel cerca de Salzburgo, Austria.

Puerta de un hotel (Imagen: Especial)

En un hotel en Francia, un huésped fue detenido al tratar de robar la cabeza de un jabalí que adornaba una pared.

Tuvo que dejarla, obviamente, pero más tarde sus amigos le compraron la pieza al hotel y se la dieron como regalo de bodas.

Robos por nacionalidad

Al clasificar a los delincuentes por nacionalidad. Para los estadounidenses, las almohadas y las pilas aparecen como los principales objetos del deseo.

Según la encuesta, los italianos prefieren llevarse las copas de vino como recuerdo de un hotel, mientras que el secador de pelo ocupa un lugar destacado en Suiza.

Los franceses roban de una manera más espectacular: se sienten atraídos principalmente por los televisores y los controles remotos.