Hong Kong: Protestas arrasan con la economía más que el SARS

La presidenta de Hong Kong, Carrie Lam, ha pedido a los manifestantes que dejen de lado sus diferencias y permitan que la ciudad sane. En una conferencia de prensa, este...
Imagen: Especial

La presidenta de Hong Kong, Carrie Lam, ha pedido a los manifestantes que dejen de lado sus diferencias y permitan que la ciudad sane. En una conferencia de prensa, este viernes 9 de agosto, Lam pidió “calma y racionalidad”, y dijo que el pueblo de Hong Kong no debe permitir que las acciones de una “pequeña minoría” perturben la ciudad y destruyan su economía.

La conferencia de prensa se produjo después de una reunión con 33 representantes de la comunidad empresarial de Hong Kong.

“Fue una opinión consensuada de que la sociedad de Hong Kong necesitará tiempo para sanar, pero para que eso suceda, Hong Kong necesita un respiro de más protestas”, dijo.

Mejorar la economía e impulsar el empleo

Lam, quien entregará su discurso anual de política en octubre, dijo que el gobierno está considerando medidas audaces para mejorar la economía e impulsar el empleo.

Imagen: Especial

“La corriente descendente económica causada por las protestas, que entraron en el décimo fin de semana consecutivo, es peor que durante la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) y la crisis financiera mundial de 2008”, señaló la presidente de Hong Kong, Carrie Lam.

Apaciguar a los manifestantes

Lam dijo que en su administración no se harán concesiones solo para apaciguar a los manifestantes. Entre las “cinco demandas” que los manifestantes han hecho al gobierno de Hong Kong se encuentra un llamado a la retirada total de un controvertido proyecto de ley de extradición que originalmente desencadenó las protestas, así como el sufragio universal para las elecciones del jefe ejecutivo y del consejo legislativo.

Imagen: Especial

“En lo que respecta a las soluciones políticas, no creo que debamos hacer concesiones solo para silenciar a estos manifestantes violentos; deberíamos hacer lo correcto para Hong Kong, es decir, detener la violencia para que podamos seguir adelante”, dijo a los periodistas.

Una vez que la violencia haya disminuido, el gobierno abordará “los problemas más profundos” que surgieron durante las manifestaciones, dijo Lam.

Con información de Bloomberg