¿Por qué tantos hombres incompetentes se convierten en líderes?

Cuando se trata de liderazgo, la única ventaja que los hombres tienen sobre las mujeres (por ejemplo, de Argentina a Noruega y de Estados Unidos a Japón) es el hecho...
Imagen: Especial

Cuando se trata de liderazgo, la única ventaja que los hombres tienen sobre las mujeres (por ejemplo, de Argentina a Noruega y de Estados Unidos a Japón) es el hecho de que las manifestaciones de arrogancia, a menudo enmascaradas como carisma o encanto, se confunden comúnmente con potencial de liderazgo, y que esto ocurre con mucha más frecuencia en hombres que en mujeres.

Te recomendamos: ¿Cómo lidiar con un narcisista en el trabajo?

Esto es consistente con el hallazgo de que los grupos sin líderes tienen una tendencia natural a elegir individuos egocéntricos, demasiado confiados y narcisistas como líderes, y que estas características de personalidad no son igualmente comunes en hombres y mujeres. En contexto, Freud argumentó que el proceso psicológico del liderazgo ocurre porque un grupo de personas, los seguidores, han reemplazado sus propias tendencias narcisistas con las del líder, de modo que su amor por el líder es una forma encubierta de amor propio, o un sustituto de su incapacidad para amarse a sí mismos. “El narcisismo de otra persona”, dijo, “tiene una gran atracción para aquellos que han renunciado a parte de los suyos (…) como si los envidiáramos por mantener un estado mental maravilloso”.

Los mejores líderes suelen ser humildes

La verdad del asunto es que prácticamente en cualquier parte del mundo los hombres tienden a pensar que son mucho más inteligentes que las mujeres. Sin embargo, la arrogancia y el exceso de confianza están inversamente relacionados con el talento de liderazgo: la capacidad de construir y mantener equipos de alto rendimiento e inspirar a los seguidores a dejar de lado sus agendas egoístas para trabajar por el interés común del grupo. De hecho, ya sea en el deporte, la política o los negocios, los mejores líderes suelen ser humildes, y ya sea por naturaleza o por crianza, la humildad es una característica mucho más común en las mujeres que en los hombres.

Las mujeres son más sensibles y consideradas

Por ejemplo, las mujeres superan a los hombres en inteligencia emocional, que es un fuerte impulsor de comportamientos modestos. Además, una revisión cuantitativa de las diferencias de género en la personalidad que involucró a más de 23 mil participantes en 26 culturas indicaron que las mujeres son más sensibles, consideradas y humildes que los hombres, lo cual es posiblemente uno de los hallazgos menos contra intuitivas en las ciencias sociales.

Una imagen aún más clara surge cuando se examina el lado oscuro de la personalidad: por ejemplo, nuestros datos normativos, que incluyen miles de gerentes de todos los sectores de la industria y 40 países, muestran que los hombres son consistentemente más arrogantes, manipuladores y propensos al riesgo que las mujeres.

Ascender a la cima de la escala corporativa

La implicación paradójica es que las mismas características psicológicas que permiten a los gerentes masculinos ascender a la cima de la escala corporativa o política son realmente responsables de su caída. En otras palabras, lo que se necesita para obtener el trabajo no solo es ser diferente, sino también lo contrario de lo que se necesita para hacer bien el trabajo. Como resultado, demasiadas personas incompetentes son promovidas a puestos gerenciales y promovidas a personas más competentes.

Imagen: Especial

Como era de esperar, la imagen mítica de un “líder” encarna muchas de las características que se encuentran comúnmente en los trastornos de la personalidad, como el narcisismo (Steve Jobs o Vladimir Putin), la psicopatía, histriónica (Richard Branson o Steve Ballmer) o personalidades maquiavélicas (casi cualquier político de nivel federal). Lo triste no es que estas figuras míticas no sean representativas del gerente promedio, sino que el gerente promedio fracasará precisamente por tener estas características.

Mayoría de naciones y empresas están mal administradas

De hecho, la mayoría de los líderes, ya sea en política o negocios, fracasan. Ese siempre ha sido el caso: la mayoría de las naciones, empresas, sociedades y organizaciones están mal administradas, como lo indican su longevidad, ingresos y calificaciones de aprobación, o por los efectos que tienen en sus ciudadanos, empleados, subordinados o miembros. El buen liderazgo siempre ha sido la excepción, no la norma.

Las gerentes son más propensas a provocar el respeto

Ahora hay evidencia científica convincente para la noción de que las mujeres tienen más probabilidades de adoptar estrategias de liderazgo más efectivas que los hombres. En particular, en una revisión exhaustiva de los estudios, Alice Eagly y sus colegas demostraron que las gerentes son más propensas a provocar el respeto y el orgullo de sus seguidores, comunicar su visión de manera efectiva, empoderar y guiar a sus subordinados, y abordar la resolución de problemas de una manera más flexible y forma creativa (todas las características del “liderazgo transformacional”), así como recompensar de manera justa los informes directos. En contraste, los gerentes masculinos son estadísticamente menos propensos a vincularse o conectarse con sus subordinados, y son relativamente más ineptos para recompensarlos por su desempeño real.

Aunque estos hallazgos pueden reflejar un sesgo de muestreo que requiere que las mujeres sean más calificadas y competentes que los hombres para ser elegidas como líderes, no hay forma de saber realmente hasta que se elimine este sesgo.

Pavimentado con muchas barreras

En resumen, no se puede negar que el camino de las mujeres hacia posiciones de liderazgo está pavimentado con muchas barreras, incluido un techo de vidrio muy grueso. Pero un problema mucho mayor es la falta de obstáculos profesionales para los hombres incompetentes y el hecho de que tendemos a equiparar el liderazgo con las características psicológicas que hacen que el hombre promedio sea un líder más inepto que la mujer promedio. El resultado es un sistema patológico que recompensa a los hombres por su incompetencia mientras castiga a las mujeres por su competencia, en detrimento de todos.

Imagen: Especial

 

 

Con información de Harvard Business Review