Con guerra de precios, es más caro extraer petróleo que venderlo

La caída de los precios de petróleo han vuelto al negocio de la extracción menos rentable
Imagen: Especial

La ‘Guerra de precios’ del petróleo sostenida entre Arabia Saudita y Rusia han generado un colapso en los precios del petróleo, los principales indicadores de referencia global para esta materia prima, el Brent y el WTI, tienen un precio de 35.84 y 33.20 dólares por barril respectivamente, por su parte la mezcla mexicana oscila en los 27 dólares el barril. Es decir, los precios del petróleo están por los suelos y eso puede ser riesgoso a mediano y largo plazo, no solo para la economía mundial, sino, en lo particular para México.

En el caso de México, este escenario de precios bajos del petróleo y de altos en el tipo de cambio del dólar complican bastante la situación de la extracción de petróleo de Pemex y las empresas privadas que operan en el país. Principalmente porque, con estos precios de petróleo, los costos de extracción son mayores que los precios de venta de crudo y, el país no tienen la capacidad de producir un alto volumen de crudo para amortiguar las pérdidas por los precios bajos.

Imagen: Especial

En ese sentido, los principales pozos petroleros de México, como Cantarell, Abkatún, Litoral Tabasco y Ku-Maloob-Zaap, que representan el 80% de la producción nacional podrían volverse inviables económicamente si se mantienen los rangos actuales de precio del petróleo. Hay que recordar que las dos principales variables que toma en cuenta Pemex para la exploración y extracción de petróleo son, el tipo de cambio y el precio internacional del hidrocarburo.

En entrevista para El Universal, Ramses Pech, analista de Caraiva y Asociados-León & Perch Architects, señaló que, si tomamos en cuenta la Ley de Ingresos de este año, en donde se fijó un precio del petróleo de 49 dólares, cualquier campo que tenga un costo de producción de 20 dólares dejaría de ser viable económicamente por el tipo de cambio y por los precios del petróleo. Esto contrasta con otras petroleras del mundo a quienes no les afectan los actuales precios debido a que venderán su crudo de fase de exploración en alrededor de 5 años.

La situación para Pemex es complicada, ya que los yacimientos más productivos se están agotando y tenían un costo de producción por debajo de los 12 dólares, así que están explotando pozos que pueden costar hasta 35 dólares por barril o los de aguas profundas que van de los 40 dólares en adelante. En ese sentido, Pemex estaría extrayendo petróleo que es más caro extraer que vender y, a diferencia de otras petroleras no puede parar ya que esta paraestatal está ligada directamente al presupuesto del país.